Sala de espera | Ladrón y traidor – El Sol de México

Si bien son las peras de la negociación a aprobar o las manzanas de su congelación, la iniciativa de regresión en materia energética ha provocado al escritor – seamos sinceros – un serio dilema existencial.

Mal acostumbrados desde la niñez a bañarse con agua caliente, primero con agua calentada en estufas, luego en una caldera sobre un fuego de leña o “fuel”, luego en estufas de gas y, en el auge de la tecnología, “calentadores de bypass”. ”, Durante unos tres años el escritor ha estado calentando su agua con energía solar.

¿Igual que? Bueno, el escritor seguro que no lo sabe. Le ofrecieron poner un “calentador solar” en su techo para calentar el agua con la que se lava y la que se usa a altas temperaturas en las tareas del hogar. Y sí, funciona. U0009

Es algo más o menos inexplicable: tubos como el vidrio, por los que circula el agua que va a un tanque, capta los rayos solares que provocan calor y calientan el agua, -bueno, según el escritor-, y que permanece caliente incluso después. puesta de sol y de noche, incluso si el sol ya no brilla.

Hace unos años, el propio Infonavit entregaba “bonde” intercambiables por productos ecológicos (bombillas de bajo consumo y paneles solares, entre otros) a quienes tenían acceso a sus préstamos o recibían apoyo para su hipoteca. Bueno, esos eran los tiempos del neoliberalismo demoníaco, ahora lo sabemos.

Sin embargo, la iniciativa “López Obrador-Bartlett” para el retorno del monopolio estatal en la producción de energía le ha abierto los ojos al escritor y le hace ver,

-quien no sabe, porque no entiende nada- que en esos tres años fue un vulgar ladrón de rayos solares (afortunadamente parece que no da ninguna esperanza, lo que sería una blasfemia), y también un traidor a su país para no consumir y pagar el gas GLP que produce Pemex, aunque las estadísticas ahora muestran que alrededor del 70 por ciento – la cifra es de memoria – de esta energía es importada.

Y no es que el escritor sea un ciudadano ejemplar. En el mejor de los casos, insiste en cumplir con sus obligaciones, con el perverso objetivo de exigir que los gobernantes cumplan las suyas.

Así, se ha propuesto investigar cuál es la soberanía nacional sobre los rayos que produce el sol, o cómo se reparten entre los países de la tierra y aún no la ha encontrado. También se preguntó a sí mismo y al cielo: ¿cuáles y cuántos rayos, luz y calor le corresponden a México en la distribución de la energía solar? ¿A quién se le paga por su consumo?

Me vienen a la mente preguntas iguales o similares sobre el uso del aire para producir energía. Pero el escriba ya no quiere hacer más preguntas, sobre el dolor – nunca se sabe – que un día de estos se legislará que el aire para respirar es propiedad de la nación y ¡ay! de ese traidor que se atreve a saquearlo.

Mientras tanto, el escriba reconoce que ha robado rayos de sol aparentemente propiedad del Estado mexicano y que ha respirado aire “nacional”, sin compensación alguna, por lo que teme haber cometido traición a su patria.

Hace unos meses un vecino se jactaba del ahorro que sus paneles solares producen en el consumo de electricidad (luz) y el escritor estaba emocionado de comprar algunos, pero hoy cree que esto puede ser un crimen contra la humanidad y quizás incluso un motivo de condenación eterna. , y con un ladrón y un traidor es suficiente.

Sarita Fallas

"Gurú de la web. Bacon ninja. Defensor de la televisión. Pensador. Quien quiera ser experto en café. Evangelista general de Internet. Estudiante de toda la vida. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *