Cáncer de mama: culpa y desgaste – el Sol de México

por Itzel Nicté Uc

Lucila González era una mujer muy burbujeante y brillante, le encantaban las fotografías, peinarse y resaltar un lunar que tenía cerca de la boca, así la recuerda su esposo Miguel. Cuando el cáncer de mamá entró en sus vidas, las cosas cambiaron.

Miguel Ángel Rosales recuerda con cariño a su esposa. Fue el cáncer de mama, detectado en el momento equivocado, lo que la mantuvo alejada de él. Es originario de la Ciudad de México y conoció a su difunta esposa en 1993. Su nombre era Lucila González y era de Zapopan, Jalisco. En 1996 se casaron.

Lucila detectó un bulto en su seno izquierdo y acudió a médicos privados recomendados por su cuñado. Lamentablemente, estos médicos no hicieron el diagnóstico de la enfermedad a tiempo, aunque realizaron biopsias y otros estudios médicos.

El diagnóstico de cáncer llegó unos años más tarde cuando acudió al ISSSEE para recibir tratamiento. Es probable que si los especialistas médicos del sector privado que Lucila visitó antes hubieran detectado la enfermedad, su lucha contra el cáncer hubiera dado mejores resultados. Desafortunadamente, este no fue el caso.

Lo que más le dolió a Lucía fue cortarse el pelo. “Le gustaba mucho su pelo. Solía ​​decir ‘tienes que cortarlo, es mejor una vez para hacerte sentir bien’. Entonces vas a crecer ‘pero duele mucho’, dijo su esposo.

Junto con la quimioterapia y el tratamiento, también se ha producido un deterioro físico. Estaban terminando de construir una casa. Ella continuó trabajando. Miguel trabajaba intermitentemente mientras cuidaba a sus hijos.

Miguel Ángel Rosales recuerda que acompañar la batalla de su esposa contra el cáncer fue difícil y agotador. Fue él quien se convirtió en su cuidador, y dice que debe haber aprendido y entendido mucho sobre la enfermedad; el proceso de aceptación fue particularmente difícil.

La negación y los sentimientos de culpa pueden surgir durante el proceso. ” Por qué yo ? “,” ¿Qué está pasando ahora? “,” ¿Por qué ahora que estamos en casa y tenemos dos hijos? Son algunas de las preguntas que se hizo Miguel.

Convertirse en compañero de combate de Lucila no fue una decisión fácil. Miguel llegó a presentar sentimientos de culpa, pensando que quizás él había sido el detonante de la enfermedad de su esposa.

“Es muy difícil para las personas a las que apoyan. No estaba durmiendo bien. Se aseguró de que fuera cómodo y limpio. Hice de todo en la casa ”, explica Miguel. “Hoy sé que tomé la mejor decisión, pero fue muy doloroso”, dijo.

Lucila perdió la batalla contra el cáncer, una guerra en la que el dolor siempre estuvo presente. Tras la muerte de su esposa, Miguel se dedicó a las tareas domésticas y de crianza, papel socialmente atribuido a las mujeres. No fue un conflicto para él. Aunque no le importaron los comentarios machistas que pudieran hacer sobre su papel como cuidador, admite que las lágrimas estaban reservadas para momentos de intimidad.

“Todavía duele, pero es menos”, dijo Miguel.

A pesar de que la norma oficial mexicana 041-SSA2-201 recomienda que las mujeres entre 40 y 69 años se realicen una mamografía cada dos años, la cobertura nacional es insuficiente (20%) para contribuir a la disminución de la mortalidad, como informa el INSP. .

Al igual que Lucila, hay miles de mujeres cuya detección tardía de la enfermedad ha empeorado las posibilidades de superar la enfermedad, problema que demuestra la necesidad de seguir impulsando campañas de prevención del cáncer de mama autodidactas. Examen de mama y mamografía, en un país donde siguen aumentando los datos sobre morbilidad y mortalidad por cáncer de mama.

Según el Instituto Nacional de Seguros Populares (INSP), la detección tardía del cáncer de mama es uno de los principales problemas en México, donde en los últimos años el número de muertes por esta enfermedad ha aumentado de manera alarmante, principalmente por el retraso en el inicio del tratamiento. ya sea por el retraso en la consulta médica después de que una mujer presenta un posible síntoma de cáncer de mama, o por el retraso en el sistema de salud, especialmente durante el establecimiento del diagnóstico definitivo.

En México, el cáncer de mama es la principal causa de muerte por cáncer en las mujeres. En los últimos años, el número de muertes por esta enfermedad ha aumentado de forma alarmante. Es una enfermedad terminal que afecta física y emocionalmente no solo a las mujeres que la padecen, sino también a sus cuidadores, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

La enfermedad la afectó no solo a ella, sino también a sus seres queridos. Esta enfermedad afecta no solo a los pacientes, sino también a las personas que los acompañan y cuidan, como familiares y amigos que también enfrentan el agotamiento físico y emocional asociado a la enfermedad.

Colaboración compartida por La Cadera de Eva

Timoteo Sevilla

"Devoto ninja de la música. Practicante de zombis. Aficionado a la cultura pop. Webaholic. Comunicador. Nerd de Internet. Experto en alcohol certificado. Aficionado a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *