“Mamá, tengo malas noticias”: niños inmigrantes terminan en la cárcel en México antes de llegar a Estados Unidos

CIUDAD JUÁREZ, MÉXICO – Los niños salen a trompicones de una camioneta blanca, mareados y cansados, y se frotan los ojos mientras duermen. Se dirigían al norte, viajando sin sus padres, con la esperanza de cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Nunca lo hicieron.

Detenidos por funcionarios de inmigración mexicanos, fueron trasladados a un refugio para menores no acompañados en Ciudad Juárez. Allí, marcharon uno tras otro y se alinearon, frente a una pared, para atravesar un patio. Para ellos, esta instalación a una milla de la frontera es la más cercana a los Estados Unidos.

– Mamá tengo malas noticias – recordó haber hablado con su madre, por teléfono, su hija Elizabeth, de 13 años y nacida en Honduras – No llores, pero la inmigración mexicana me alcanzó.

Los niños esperan ser examinados y entrar al refugio; casi 600 pasaron por este proceso en todo México en los primeros tres meses del año Foto: DANIEL BEREHULAK / NYT

Los niños son parte de una creciente ola de inmigrantes que buscan una forma de ingresar a los Estados Unidos. Si cruzan la frontera, podrían intentar presentar su caso a las autoridades estadounidenses, ir a la escuela y algún día encontrar trabajo para ayudar a sus seres queridos en casa.

Crisis:El número de arrestos de inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México se duplica desde 2020

Sin embargo, para aquellos que intentan cruzar la frontera, el largo camino hacia el norte termina en México. Si vienen de otras partes de México, un familiar puede recogerlos y llevarlos a casa.

A pesar de esto, la mayoría provienen de partes de Centroamérica, empujados hacia el norte por una vida que la pobreza, los desastres naturales y la pandemia hicieron insostenible, y el aliento generado por el compromiso del gobierno de Biden de adoptar un enfoque más amigable con los ciudadanos inmigrantes.

Esperarán en albergues en México, la mayoría de ellos durante meses, a que se realicen ciertos procesos. Después de eso, serán expulsados.

Chakra Guga:Por la solución de la inmigración a EE. UU.

El viaje hacia el norte no es fácil y los niños que lo afrontan tienen que madurar rápidamente.

En el refugio, la mayoría ya son adolescentes, pero algunos son más jóvenes. Hay casos de niños de hasta cinco años. Viajando solos, sin sus padres, en grupos de niños o con parientes o amigos de la familia, pueden encontrarse con organizaciones criminales que quieren aprovecharse de los inmigrantes, así como con funcionarios fronterizos decididos a arrestarlos. Sin embargo, siguen intentándolo, por miles.

“Hay un flujo enorme, por razones económicas, y no se detendrá hasta que mejore la vida de las personas en estos países”, dijo José Alfredo Villa, director del albergue juvenil Nohemi Alvarez Quillay en Ciudad Juárez.

Esperar:El plan de Biden para otorgar la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes llega al Congreso

En 2018, 1.318 niños ingresaron a albergues como los de Villa, según las autoridades. Para 2019, el número había aumentado a 1.510 niños, aunque había caído a 928 el año pasado debido a la pandemia. Pero, en los primeros dos meses y medio de 2021, el número se disparó a 572, una tasa que, si se mantiene hasta fin de año, superará fácilmente a 2019, el índice más alto registrado hasta la fecha.

Cuando los niños ingresan al refugio, su aprendizaje se paraliza. El equipo local es incapaz de enseñar a tantos niños de diferentes países y con niveles de educación tan diferentes. Aun así, los niños tienen lecciones de arte en su tiempo, en las que dibujan o pintan, la mayoría de las veces, cuadros de sus países. Ven la televisión, juegan en el patio y también hacen algunas tareas del hogar para ayudar en el refugio, como lavar los platos.

El escenario de Ciudad Juárez, al otro lado del Río Grande en El Paso, Texas, cuenta solo una parte de una historia más grande que se desarrolla a lo largo de casi 3,200 millas de frontera.

Comprender:Biden evita cambios repentinos de política para América Latina

Elizabeth, quien es del pueblo de Villanueva, Honduras, dijo que cuando las autoridades mexicanas la arrestaron a principios de marzo, pensó en su madre, que está en Maryland, y en lo molesta que estaría. Cuando Elizabeth llamó desde el refugio, la madre inicialmente estaba paralizada, pensando que la hija había cruzado. Después de escuchar toda la noticia, comenzó a llorar.

“Le dije que no hiciera esto. Dije que nos volveríamos a encontrar – recordó.

The New York Times acordó utilizar los segundos nombres de todos los menores no acompañados entrevistados para proteger sus identidades. La situación de sus familias y todo el contexto de sus casos fueron confirmados por los trabajadores sociales del albergue, quienes están en contacto con los familiares de los niños y con las autoridades de sus respectivos países para organizar el proceso de deportación.

Si Elizabeth hubiera cruzado la frontera de Río Grande hacia Texas, su vida podría haber sido diferente ahora. Incluso si hubiera sido arrestada por la Agencia de Protección Fronteriza y Aduanas de los Estados Unidos, podría haber sido entregada a su madre y haberse ganado una cita en la corte para presentar su solicitud de asilo.

Historia: “Fue un año de lágrimas, sufrimiento y mucha humillación”, la historia brasileña regresó a Estados Unidos luego de pasar 12 meses en México.

Sin embargo, no se garantizaría el éxito de su solicitud de asilo. En 2019, el 71% de los casos que involucran a menores no acompañados resultaron en órdenes de deportación. Sin embargo, muchos inmigrantes nunca llegan a las audiencias judiciales: evaden a las autoridades y se mezclan con la población, viviendo una vida de escape.

Para la mayoría de los niños en el refugio, ser capturados en México significa solo una cosa: deportación a su país de origen en Centroamérica.

Elizabeth celebra su cumpleaños número 13 en el refugio mientras espera nuevos datos de contacto para su proceso de desalojo Foto: DANIEL BEREHULAK / NYT
Elizabeth celebra su cumpleaños número 13 en el refugio mientras espera nuevos datos de contacto para su proceso de desalojo Foto: DANIEL BEREHULAK / NYT

Aproximadamente 460 niños fueron expulsados ​​de albergues en Juárez en los primeros tres meses del año, según Villa, el director del sitio. En la mayoría de los casos, esperan meses mientras las autoridades mexicanas luchan por la cooperación de los países centroamericanos para coordinar los desalojos.

A principios de marzo, Elizabeth intentó cruzar el Río Grande, en la frontera norte de México. Comenzó a nadar hasta Texas cuando las autoridades locales la sacaron del agua.

Las autoridades mexicanas de inmigración la dejaron en el refugio Nohemi Alvarez Quillay, que lleva el nombre de una niña ecuatoriana que se suicidó en otro refugio en Juárez en 2014 después de su arresto. La niña tenía 12 años y estaba lista para reunirse con sus padres, que habían vivido en la ciudad de Nueva York desde que era aún más joven.

A mediados de marzo, dos semanas después de su llegada, Elizabeth celebró su cumpleaños número 13 en el refugio.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *