KIA Forte Hatchback con estilo deportivo – El Sol de México

Unos meses después de conducir la versión sedán, hoy no encontramos el frontal de su variante hatchback y para conocerlo mejor la marca nos invitó a una ruta de manejo de la Ciudad de México a Cuernavaca a Morelos.

En nuestro primer contacto nos fijamos en el exterior, donde los cambios se concentran en el frontal, además del rediseñado logo de ESE Encontramos una nueva parrilla más delgada y en ángulo, que eleva el diseño de nariz de tigre de la compañía surcoreana a un nuevo nivel. Este componente se complementa con la instalación de un nuevo conjunto de faros full LED, lo que significa que tanto las habitaciones como los faros principales y los faros antiniebla cuentan con esta tecnología.

Para acentuar aún más su aspecto agresivo, la enorme toma de aire ubicada en la parte inferior del tablero también presenta modificaciones, con líneas triangulares mejor definidas que se suman a las tomas de aire en sus extremos, que son completamente funcionales tanto para el escape como para la presión del flujo de aire en esa zona, así como para enfriar el sistema de frenos.

Salvo el nuevo diseño de las llantas, las vistas laterales siguen siendo prácticamente las mismas, sin embargo, en la parte trasera las novedades llegan en forma de un renovado difusor de banda inferior y salidas de escape, ahora más estilizadas, así como en las calaveras que, aunque conservando su geometría, ofrecen un nuevo esquema de iluminación LED.

El interior se mantiene sin grandes cambios, y mantiene la calidad de fabricación, la selección de materiales y equipamiento que caracterizó al Forte, y que en la variante GT destaca la pantalla táctil a color de 10,25 pulgadas y en posición flotante el sistema de infoentretenimiento, con Apple Connectivity. CarPlay y Android Auto, un nuevo cargador USB de carga rápida en la primera fila, así como otro en la consola central trasera, bajo las rejillas de ventilación del aire acondicionado, además del equipo de audio firmado por Harman Kardon.

PRUEBA

Durante nuestro recorrido por la carretera mexicana de Cuernavaca, pusimos a prueba la variante GT, que esconde bajo el capó el conocido motor 1.6 litros turbo de cuatro cilindros, cuyos 201 caballos de fuerza y ​​195 Nm de par aparecen de inmediato. Con solo tocar el acelerador, esto te permite ganar velocidad casi al instante y mantener ese equilibrio en las curvas que tanto lo caracteriza. Así lo verificamos en autos OEM al participar en una prueba en la carretera México-Cuernavaca, que sirvió de laboratorio para experimentar lo mejor de este vehículo.

El momento fue aún más divertido ya que aprovechamos el modo de conducción más deportivo, donde la transmisión automática de 7 velocidades maximiza cada caja de cambios mientras que la dirección es más pesada, esto con la intención de ofrecer al conductor más control y darle seguridad en cada kilómetro.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *