Vicente Fernández, símbolo de la música ranchera mexicana, muere a los 81 años

CIUDAD DE MÉXICO – Vicente Fernández, el querido cantante mexicano que se convirtió en el símbolo de la música ranchera mexicana para el mundo, falleció este domingo. Tenía 81 años.

“Fue un honor y un gran orgullo poder compartir una carrera musical fantástica con todos y darlo todo al público”, dijo la familia de Fernández en su cuenta oficial de Instagram, lo que confirma su fallecimiento tras meses de enfermedad. “Gracias por seguir aplaudiendo, gracias por seguir cantando”.

Fernández, también conocido por su apodo “Chente”, murió a las 6:15 a.m. en un hospital del estado de Jalisco, informó su familia. Llevaba hospitalizado desde agosto tras sufrir una grave caída.

“Vicente fue el último gran intérprete de la música mexicana, y ahora se fue”, dijo Martín Urrieta, autor de “Mujeres Divinas” y “Acá entre nos”, dos de las canciones más populares de Chente.

La voz enardecida de Fernández cautivó a los mexicanos de ambos lados de la frontera, haciendo fanáticos tanto de los trabajadores como de los funcionarios, del campo y de las grandes ciudades y de varias generaciones.

“Más que cualquier otro artista, Vicente Fernández mantuvo a millones de inmigrantes mexicanos en casa”, dijo Cecilia Ballí, antropóloga cultural e investigadora visitante del Centro de Estudios Mexicoamericanos de la Universidad de Houston. “Su música les permitió mantener una relación vibrante e impresionante con México, experimentar su país a una distancia visceral, incluso a distancia, y alimentar los recuerdos que lo mantuvieron vivo”.

La noticia de su muerte fue lamentada tanto en México como en Estados Unidos.

El presidente Joe Biden envió sus condolencias a la familia Fernández en Twitter. Dijo que la música de Fernández creó recuerdos para millones y que “el mundo de la música ha perdido un ícono”.

La superestrella de la música country George Strait también lamentó la muerte del cantante en Twitter. Strait dijo que Fernández era “Uno de mis héroes. Que descanse en paz y que Dios bendiga y consuele a su familia. ¡¡Hasta la Cruz Chente !!”

Ambas cadenas de televisión en español, Univision y Telemundo, interrumpieron el programa dominical habitual, con mucha actividad deportiva, para difundir la noticia del fallecimiento de Fernández y reproducir entrevistas, conciertos y documentales.

Las canciones, en sus momentos más impactantes, se levantan y hablan directamente de que la gente no puede ir a salvo a una tienda de la esquina y volver sin correr el riesgo de ser detenida, encarcelada y llevada a otra ciudad que además de ser en su país de nacimiento, está casi como ajenos a ellos, dice Tim Johnson, quien presenta un programa semanal en Marfa Public Radio enfocado en la música mexicana, y durante mucho tiempo un gran fanático de la música ranchera.

“El éter, aquí y allá, está lleno de la belleza de esta música. Y una de las voces más grandes de todas era la de Vicente”.

Los fanáticos del cantante mexicano Vicente Fernández sostienen fotografías de él cantando algunas de sus canciones afuera de un hospital en Guadalajara, México, el domingo 12 de diciembre de 2021. Fernández murió el domingo.
Los fanáticos del cantante mexicano Vicente Fernández sostienen fotografías de él cantando algunas de sus canciones afuera de un hospital en Guadalajara, México, el domingo 12 de diciembre de 2021. Fernández murió el domingo. (Refugio Ruiz / PRENSA ASOCIADA)

Muerte coincidió con la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe

En los hogares, parques, restaurantes y cafés de la Ciudad de México, algunas personas inmediatamente empezaron a cantar. Los músicos callejeros tocaron algunas de sus canciones más populares.

La muerte de Fernández coincidió con la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe, una de las fiestas más religiosas de la mayoría del país católico.

“Quizás murió este día, 12 de diciembre, para ver a la Virgen de Guadalupe”, dijo América Cárdenas Brea, de 25 años, luego de enterarse de la noticia. “¿Quién mejor que Vicente para darle una serenata a nuestra querida e icónica Virgo y darle un poco de felicidad en su día?”

“Donde era un mexicano feliz o triste, había una canción de Vicente Fernández”, agregó Cárdenas Brea. Dijo que su abuelo Jaime Rea le daría una serenata a su esposa, Juana Rosales Reyes, con canciones como “Estos Celos” y “Mujeres Divinas”.

En el restaurante Maiz de Cacao, un dúo, dos cantantes, rindió homenaje a un mural de la Virgen de Guadalupe. Luego, de luto, continuaron tocando algunas canciones de Fernández.

Arturo Rodríguez, periodista y presentador de un podcast centrado en la música urbana en la Ciudad de México, dijo que la muerte de Fernández pone fin a una era.

“No tiene ningún alivio. Su propio hijo, Alejandro, se considera más un rancheropop”.

César Juárez Joyner, compositor de música tradicional mexicana, agregó: “Lo que más extrañaremos es su voz. Tenía una voz rica e increíble”.

Los partidos políticos cortejaron a “Chente” para llegar a los votantes latinoamericanos

A lo largo de su carrera, “Chente” hizo una parada anual en Dallas, generalmente en octubre, como parte de su gira por Estados Unidos. Se garantizaba que sus conciertos se agotarían, una celebración de la cultura y la identidad mexicanas.

Sus conciertos duraron más de tres horas. A veces subía al escenario a caballo, impecablemente vestido de charro mexicano.

Sus canciones han sido un elemento básico en las estaciones de música de los rancheros en los Estados Unidos durante décadas.

Su influencia fue más allá de su música. Incluso los partidos políticos lo cortejaron con la esperanza de llegar a los votantes latinoamericanos.

Actuó en Convención Republicana 2000 en Florida, donde George W. Bush fue nominado a la presidencia. Desde 2016, cantó uno canción que apoya a Hillary Clinton como el candidato demócrata.

Durante décadas, las estaciones de radio a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México transmitieron “La Hora de Vicente Fernández” todas las noches, con algunas de las más de 300 canciones que Fernández grabó durante su carrera.

Durante su carrera, Fernández recibió tres premios Grammy y nueve premios Grammy Latinos. Inspiró a una nueva generación de artistas, incluido su hijo Alejandro Fernández Jr., un artista discográfico.

Fernández era conocido por éxitos como “El Rey”, “Volver, Volver” y “Lástima que seas ajena”, y su dominio de los estilos ranchero, bolero y mariachi atrajo a fanáticos mucho más allá de las fronteras de México.

“Uno de los artistas más importantes de la cultura popular mexicana, el símbolo indiscutible de la música ranchera, está muriendo. Un millón de mariachis te siguen en el camino”, dijo en Twitter Alejandra Frausto, secretaria de cultura de México.

Aludió al hecho de que Fernández cantaba a menudo el 12 de diciembre para conmemorar la peregrinación católica a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, un evento que atrae a grandes multitudes. El recuerdo se llevó a cabo el domingo después de ser cancelado el año pasado debido a la pandemia.

Fernández vendió más de 50 millones de discos y apareció en más de 30 películas. En abril de 2016 se despidió del escenario frente a unas 85.000 personas en el Estadio Azteca de la Ciudad de México. Los espectadores habían viajado desde el norte de México, así como los Estados Unidos, Colombia y otros países latinoamericanos en ese momento.

En la Ciudad de México, cientos se reunieron alrededor del Ángel de la Independencia, un monumento icónico en la Avenida Reforma y símbolo de la ciudad.

“Era un ícono. No todos eran fanáticos, pero él fue nuestro último embajador de la música mariachi”, dijo Eduardo Ávila, un fan de la Ciudad de México.

Associated Press y Agencia Reforma contribuyeron a este informe.

Olalla Maldonado

"Fan de los zombis. Emprendedor. Solucionador de problemas. Defensor del tocino. Gurú del café. Pionero de la cultura pop. Experto en alcohol".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.