Una Guadalajara renovada

No querían creerlo, pero finalmente sucedió. Hace unas décadas era impensable que la capital de Jalisco dejara de ser la segunda ciudad del país (dentro de sus límites municipales, claro, en lo que ya está superado por Tijuana, Ecatepec, Puebla, Juárez y tal vez Nezahualcóyotl e incluso León) pero sucedió. Sin embargo, aunque con gran dificultad (Monterrey ya está cerca), conserva su lugar de aglomeración más importante después del de la Ciudad de México y sus alrededores (más de 20 millones de habitantes). Lo sorprendente es que Guadalajara hoy represente una cuarta parte o menos del total de su propia superficie, que ya llega a poco más de 5 millones de habitantes. La “macrocefalia” tan pronosticada por los expertos se ha convertido en una realidad y ahora tenemos que afrontar muchas consecuencias, como el hecho insólito de que aunque no llegamos a 1,2 millones de habitantes estrictamente en el municipio, la prestación de muchos de sus servicios se está ampliando. a prácticamente el mismo número de los que trabajan aquí y simplemente se van a dormir a los pueblos vecinos.

Y, si no todo parece tan simple, tiene consecuencias reales, en particular el índice de participación tributaria en relación al número de habitantes, percepciones propias y otras más directamente vinculadas a temas de desarrollo. Es decir, la ansiada reactivación de Guadalajara en todos los ámbitos, como ha manifestado en sus objetivos el alcalde Pablo Lemus, se hará principalmente en una redensificación ordenada de la ciudad y en especial de su centro histórico. Se estima que cientos de miles de habitantes de Guadalajara se han trasladado a municipios contiguos, por lo que el crecimiento poblacional es prácticamente nulo. El municipio tendría actualmente al menos 1,9 millones de habitantes y por ello el objetivo de abrir una serie de opciones para promover una repoblación accesible y asequible para la gran mayoría de la población y retomar el desarrollo del ritmo económico en toda la región.

Naturalmente, es difícil cambiar una historia de crecimiento desigual y casi totalmente desorganizado como el que ha sucedido por razones políticas y malas decisiones en el pasado, pero sin duda es posible pensar en medidas y acciones que, por supuesto, son coordinado con los demás municipios del área metropolitana, es posible hacer lo que se denomina una gestión integral de la ciudad. Esto no será fácil considerando que nuestra ciudad ya ha sufrido tal degradación hasta el punto de envejecer en términos de infraestructura, como calles y aceras, sin mencionar las redes de distribución de agua potable (que en algunos casos, datan de cincuenta, sesenta años o más). más) y muchos otros temas.

Por ello, es necesario renovar Guadalajara, para darle la vida necesaria para que se pueda comparar con lo que se ha hecho en otras ciudades del mundo que han sufrido fenómenos bastante similares. Son muchos los ejemplos a seguir en esta dirección, grandes núcleos urbanos que se han ido despoblando en sus zonas centrales hasta llegar a un abandono casi total, convirtiéndolos incluso en peligrosos vertederos en todos los aspectos (Filadelfia, Baltimore, Los Ángeles y muchos más. Otros) . Pero, con sagacidad e inteligencia, se han cubierto de atractivos servicios, espacios de ocio, gastronomía, hotelería y actividades artísticas, recreativas, culturales, etc., y su fisonomía y destino son ahora muy diferentes. El alcalde Lemus, en particular, ha iniciado a su manera varios programas para reactivar la zona central de Guadalajara y hay otros, más vinculados a la vivienda y la economía en general, por llevar a cabo.

Vivimos nuestros problemas día a día. El flujo de cientos de miles de quienes viven fuera del municipio pero que trabajan aquí es diario, generando la necesidad de atención en temas cruciales. Basta mirar las gruesas líneas de coches que saturan las principales arterias de la ciudad y convergen en el centro y sus distritos. Por supuesto, los planes de repoblación representan la atracción de importantes inversiones y este es uno de los objetivos centrales, para que la ciudad vuelva a ser realmente atractiva y que motive la llegada de capitales para recuperar fuerza y ​​desarrollo. En sí mismo, hay que tener en cuenta que existen elementos positivos, con todos sus ingredientes de folclore, mexicanidad, etc., que no solo se pueden revalorizar para fortalecer la identidad de la ciudad, sino que también se encuentran en planes específicos que permitan una la nueva Guadalajara puede afrontar sus retos en mejores condiciones para volver a ser el de las rosas y las fuentes, de la belleza y el calor humano que le dieron los habitantes de antaño.

miguel.zarateh@hotmail.com

Gorjeo: @MiguelZarateH

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *