Un equipo de baloncesto de la Ciudad de México con NBA Dreams se instala en Texas

En Mayo, Los capitanes robaron a Nick Lagios de la organización de los Lakers para convertirlo en su gerente general, y en septiembre se había llegado a una especie de compromiso: los Capitanes saldrían en 14 juegos como parte de la G Leagues Showcase Cup, y luego jugarían un par de shows en enero contra G League Ignite, el equipo con mejores prospectos de la NBA.

Lagios y Díaz buscaban una mezcla de jugadores al armar su lista de reproducción: jugadores con raíces latinoamericanas, jugadores que disfrutaban defendiendo, jugadores con experiencia que pudieran guiar a compañeros de equipo más jóvenes. El equipo cortejó a los jugadores con la oportunidad de ser notados por los cazatalentos de la NBA junto con la oferta un poco menos atractiva de un salario proporcional de la G League, que generalmente es de $ 37,000 por una temporada completa de 50 juegos. Además, los jugadores pueden ser parte de algo nuevo.

“Es un equipo que se preocupa por ganar”, dijo Justin Reyes, un ex División II All-American en St. Colegio Tomás de Aquino en Sparkill, NY “Todos sabíamos que tendríamos que hacer sacrificios para que funcionara en tan poco tiempo”.

Serratos recordó el inicio del campo de entrenamiento el mes pasado y un momento de alegría colectiva: los Capitanes, después de tantos retrasos y tanta incertidumbre, finalmente se habían unido. Pero su compostura desapareció, dijo, cuando Tyler Davis, un ala-pívot de 6 pies 10 pulgadas, hizo una volcada durante los primeros minutos de la primera práctica del equipo y rompió su tablero. Díaz se apresuró a buscarlo.

“¡Tyler, eres un monstruo!” Díaz le dijo.

Mientras Serratos comenzaba a calcular cuánto costaría reemplazar el tablero, hubo otra preocupación más inmediata: su colección de nómadas se derrumbó repentinamente en un arco. Nada más palpitante.

En la mañana del partido contra los Austin Spurs, los Capitanes estaban de regreso en el autobús, esta vez, en camino a un sencillo tiroteo en la arena y otra oportunidad de formar química. El equipo se había fortalecido con un par de incorporaciones tardías, incluido Moisés Andriassi, un base de 21 años y uno de los mejores jugadores jóvenes de México.

Olalla Maldonado

"Fan de los zombis. Emprendedor. Solucionador de problemas. Defensor del tocino. Gurú del café. Pionero de la cultura pop. Experto en alcohol".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *