Tenochtitlan, la herida que no cicatriza en la Ciudad de México 500 años después Cultura y entretenimiento Edición americana

Como una herida que aún no ha sanado, las huellas de la gran Tenochtitlán, que cayó en manos de los conquistadores españoles hace 500 años, aún existen en la Ciudad de México, una ciudad tan diversa y vasta como se ve en el pasado, entiende. sí mismo.

La lluviosa tarde del martes 13 de agosto de 1521 fue un momento crítico en la formación del México actual, ya que los conquistadores españoles liderados por Hernán Cortés y miles de nativos conquistaron la capital del imperio azteca o más mexicano. que existía en Centroamérica.

La llamada México-Tenochtitlán daría paso a la Ciudad de México, capital de la regencia de la Nueva España durante tres siglos y capital de México desde la independencia hace 200 años hasta la actualidad, que se ha convertido en una macro de identidades diferentes.

“Por supuesto, la identidad de Tenochca permanece, pero también Tlatelolca, Otomí, los españoles, los libaneses, los judíos, los franceses, los españoles democráticos que llegaron en la primera mitad del siglo XX y los estadounidenses que siguen viniendo. Jorge Pedro Uribe, cronista de la Ciudad de México, dijo a Efe este miércoles.

CIUDAD DE LOS SUEÑOS

La ciudad que encontró Cortés cuando llegó a Tenochtitlán en 1519 era muy diferente a la actual capital de México.

“Era una ciudad anfibia porque había vías fluviales y caminos de tierra y eso tuvo un gran impacto en los españoles durante la colonia.

Se construyó alrededor de un imponente recinto ritual de unos ochenta edificios ubicados en el mismo sitio que la actual Plaza Zócalo, centro político y social de México, sede de la Presidencia, manifestaciones masivas y conciertos masivos.

En este punto, los signos de la conquista son más claros que cualquier otro, ya que los restos del que fuera Templo Mayor de México estaban dedicados a Tlaloc, dios de la lluvia y la fertilidad, y a Huitzilopochtli, dios de la guerra.

“Era un lugar donde se podía ascender simbólicamente a los niveles celestes o al inframundo. Era el centro fundamental”, dijo a Efe el célebre arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, encargado a fines de la década de 1970 de inspeccionar el templo. de la arqueología mexicana.

Este fue al mismo tiempo el escenario de uno de los momentos más horrendos de la conquista de 1520, cuando el conquistador Pedro de Alvarado llevó a cabo una sangrienta masacre.

Los españoles habían sido depuestos meses antes en el palacio del tlatoani (emperador) Moctezuma II, quien fue hecho prisionero en el sitio del principal edificio colonial que ahora alberga la institución financiera Monte de Piedad desde 1775.

La masacre desembocó en una revuelta que obligó a los españoles a salir derrotados y regresar en agosto de 1521 para conquistar la ciudad junto a otros pueblos indígenas que, como los tlatsalanos, estaban cansados ​​de ser gravados por los aztecas.

“Eran un pequeño grupo de españoles, pero con grandes y grandes grupos de diferentes pueblos que conocían las tácticas de los guerreros mexicanos y que sin duda serían un verdadero apoyo para los Cortés”, dice Matos Moctezuma.

TENOCHTITLAN TODAVÍA ESTÁ VIVO

Pero Tenochtitlán no se está muriendo esa tarde lluviosa. Sigue viva hoy en día sobre las piedras que elevan las iglesias y palacios coloniales de la Ciudad de México, algunos de los cuales conservan esculturas mexicanas en sus fachadas.

“Una vez conquistados, aparentemente, comienza una destrucción de templos y edificios, así como una reutilización de muchos materiales”, dice el arqueólogo.

También vive en costumbres, olores, incienso, platos como el posole … “Si hubiéramos viajado hace cinco siglos, habría habido cosas muy parecidas”, dice el novelista con convicción.

Un legado que va mucho más allá, ya que el antiguo México-Tenochtitlan terminó dando su nombre a todo un vasto país, ignorando a muchos otros pueblos que se habían asentado en la zona. Hoy, el símbolo azteca de un águila sobre un cactus es el escudo nacional.

“El pueblo de México, al ser el que se enfrenta a las fuerzas de Cortés, está cobrando gran importancia en el México independiente”, explica Matos Moktezuma.

JUZGAR EL PASADO

Según esta visión, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha preparado las celebraciones del 500 aniversario de la conquista, a la que denomina “resistencia indígena”, e incluso manipuló las fechas para celebrar también el 700 aniversario de la fundación de Tenochtitlán.

También pidió sin éxito a España que se disculpara por los abusos de la conquista.

“Si ese es el caso, entonces también sería necesario ver quién se disculpará con los pueblos indígenas que se aprovecharon del imperio mexica”, dice Matos Moctezuma.

“Los españoles de hoy tienen menos que ver con la conquista que los mexicanos de hoy, que son descendientes de quienes nos conquistaron”, agregó Uribe.

Los restos de Hernán Cortés descansan sin ostentación en una discreta iglesia del centro, mientras que la huella de Moctezuma II, a quien muchos consideran un traidor, es casi imperceptible.

“Los mexicanos del siglo XVI no son nuestro pueblo, que sean juzgados por los mexicanos del siglo XVI y no por los mexicanos del siglo XXI”, concluyó Uribe.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *