Si algo puede salir mal – el Sol de México

*Santiago Fernandez sordo

A medida que se acerca el invierno, comienza a estallar una crisis energética. Los precios del gas natural en Europa han subido algo más del 130% en el último mes, mientras que en Asia el aumento ha sido del 85%. El gas natural es uno de los principales insumos para la generación de energía en ambos continentes y su disponibilidad es relativamente escasa, después de que el invierno pasado fue inusualmente frío y agotó las reservas de energía. Al mismo tiempo, la creciente demanda de energía a medida que el mundo se recupera rápidamente de la pandemia ha limitado gravemente la capacidad de reponer estas existencias.

El panorama se complica aún más por las regulaciones ambientales y las intenciones de avanzar hacia fuentes de energía limpia. Las condiciones climáticas adversas en 2021 destacaron la producción intermitente de electricidad a partir de fuentes renovables: en China, la disminución de las precipitaciones durante el año resultó en una baja producción en las centrales hidroeléctricas del país, mientras que en Europa el verano fue menos ventoso y menos productivo para la energía eólica del país. continente. firma. Ante estos problemas, los precios de la electricidad en Europa han comenzado a subir de forma espectacular y en China hay interrupciones en el suministro, con apagones que afectan a industrias enteras y a la población en general.

En respuesta a la situación, el gobierno chino ha ordenado a las empresas energéticas estatales que se abastezcan a toda costa para asegurar el suministro de electricidad, por lo que fuentes alternativas como el carbón y el petróleo también han visto subir sus precios de forma significativa. Tan recientemente como la semana pasada, los precios del petróleo alcanzaron los 80 dólares por abril por primera vez desde 2014. Esto, a su vez, ha tenido un impacto en los precios de la gasolina en Estados Unidos y se teme que la economía más grande del mundo no lo haga. crisis que se avecina para el invierno. En el Reino Unido, los altos precios se han combinado con problemas con el transporte de gasolina, lo que ha provocado compras de pánico y escasez en todo el país; mientras que en la India, las plantas de energía se aseguraron de tener menos de cuatro días de reservas de carbón para la generación de energía. Finalmente, en México también hemos sufrido las consecuencias, con persistentes incrementos en los precios del GLP de uso doméstico, que han obligado al gobierno federal a implantar controles de precios en su comercialización durante el último mes.

Los mayores costos de energía tienen dos consecuencias inmediatas. Una política, en la medida en que puedan provocar malestar social por la falta de electricidad a precios asequibles en una temporada tan importante como el invierno; y el otro económico, reforzando las presiones inflacionarias que amenazan con precipitar una recesión y generar inestabilidad financiera. En resumen, la pandemia sigue revelando tanto nuestra fragilidad biológica como la fragilidad de nuestra organización social; Y parece que estamos viendo una demostración de la Ley de Murphy: si algo puede salir mal, saldrá mal.

*Profesor de la Facultad de Estudios del Mundo, Universidad Anáhuac México.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".