Se vacía campamento para migrantes haitianos en norte de México – Noticias

Ciudad Acuña, México, 24 de septiembre de 2021 (AFP) – Ropa envuelta y mantas y cada vez menos personas. El campamento haitiano en la frontera de Ciudad Acuña se vació este viernes (24), ya que se agotaron las opciones para que los migrantes cruzaran de México a Estados Unidos.

Al otro lado del río Bravo, Texas, todos los migrantes acampados debajo de un puente también se fueron, llegando a 15.000 en menos de una semana, informó el viernes el gobierno de Estados Unidos.

Horas antes, unos 200 haitianos permanecían en el parque Braulio Fernández de la ciudad, en la frontera con Del Río (Texas), un tercio de los que ocuparon el sitio a principios de semana, encontró AFP.

Varios hechos fueron determinantes: un operativo policial en la madrugada del jueves, más de mil deportaciones desde Estados Unidos y el anuncio del Instituto Nacional de Migración (INM) de que quienes quieran completar su trámite de asilo tendrán que regresar a Tapachula. , en el extremo sur de México, que ha colapsado por decenas de miles de migrantes haitianos y centroamericanos.

“Muchos se fueron apurados, muchos se fueron a dormir al campo, no sé dónde se quedaron. Por eso hay poca gente esta mañana”, explica Enel Germain, un haitiano de 31 años.

Su compatriota Johnny José, de 27 años, aseguró que en la madrugada del viernes hubo un corte de luz que hizo temer a muchos la inminencia de un nuevo operativo, aunque el jueves no hubo detenciones.

Posteriormente, se estima que alrededor de 150 abandonaron el parque con destino desconocido.

La AFP encontró que decenas de haitianos han llegado a la ciudad de Monterrey (Nuevo León, noreste) desde el estado de Coahuila, donde se ubica Ciudad Acuña en las últimas horas.

– Presión – El número de tiendas de campaña instaladas en el parque, que llegó a 50, también se redujo en un tercio. Otros migrantes que nunca han tenido un lugar donde refugiarse permanecen al aire libre o refugiados en una habitación precaria, donde duermen sobre cartones.

Los que se quedan matan el tiempo caminando arriba y abajo, tumbándose en el suelo o hablando del camino a seguir.

Para Germain, que viaja con su esposa y su hijo de casi tres años, salir a la oscuridad era demasiado arriesgado.

Pero el temor de que los agentes migratorios los obligaran a regresar a Tapachula, una ciudad que muchos describen como “infierno”, fue suficiente para que muchos decidieran irse.

Germain asegura que “muchos cruzaron el río” que separa a México de Estados Unidos con sus hijos alrededor de las cinco de la mañana, con el cielo aún oscuro y en peligro de ser arrastrado por la corriente.

La reducida presencia de haitianos como reacción a las medidas tomadas por las autoridades mexicanas coincidió con la declaración del viernes del presidente Andrés Manuel López Obrador de que no quiere que su país se convierta en “un campo de migrantes”.

Por ello, el mandatario de izquierda ha vuelto a instar a Estados Unidos a acelerar la liberación de un presupuesto anunciado de 4.000 millones de dólares para invertir en los países de origen de los flujos migratorios.

Su homólogo estadounidense, Joe Biden, dijo el viernes que la dura represión contra los agentes de la patrulla fronteriza el domingo pasado contra los haitianos que intentan cruzar el río Bravo tendrá “consecuencias”.

– Disminuye la actividad – Disminuyó la presencia de muchos voluntarios, que en los días anteriores brindaron a los migrantes todo tipo de ayuda, alimentos, bebidas, ropa o equipo de campamento, como mantas o grandes tablas de cartón, siendo solo unos pocos ofreciendo café o vajilla con cereales.

Voluntarios de la organización Médicos en la Frontera confirmaron a AFP que el éxodo redujo la cantidad de atención ofrecida en los días anteriores, cuando osciló entre 80 y 120 por día.

El regreso a Tapachula, propuesto por Migración como una alternativa para los haitianos, representa no solo un alejamiento geográfico, sino también un duro golpe luego del esfuerzo financiero y humano que representó para ellos llegar a la frontera con Estados Unidos.

Muchos llegaron de Brasil y Chile después de pasar por una decena de países.

“Pasé por muchas calamidades para venir aquí, tengo una prima que murió en el viaje a Panamá porque caminaba mucho, sufrió presión y murió”, dice Yvrose Nemorin, una mujer de 42 años.

Varios haitianos encuestados estimaron que gastaron alrededor de $ 1,000 para viajar desde el sur de México hasta la frontera norte.

jla / axm / dga / mvv

Sarita Fallas

"Gurú de la web. Bacon ninja. Defensor de la televisión. Pensador. Quien quiera ser experto en café. Evangelista general de Internet. Estudiante de toda la vida. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *