– Riesgos laborales…? | El reportero


La afirmación de que “México es uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo” ya es un cliché… En lo que va del año, tres episodios parecen confirmarlo: a las 10, el asesinato del periodista Luis Gaboa en Veracruz. ; A los 17 años, Margarito Martínez, fotoperiodista, fue asesinado en Tijuana. El domingo 23, la periodista Lourdes Maldonado sufrió la misma desgracia, también en Tijuana.

-II-

En su balance anual de 2021, Reporteros Sin Fronteras mencionó a México como “el país donde más periodistas fueron asesinados”. Así lo confirmaron las cifras de los siete periodistas asesinados ese año: Fredy López Arévalo, Manuel González Reyes, Jacinto Romero Flores, Ricardo López Domínguez, Saúl Tijerina Rentería, Gustavo Sánchez Cabrera y Benjamern. Destacó que, con 47 periodistas asesinados desde 2017 hasta entonces, “México mantiene, por tercer año consecutivo, su liderazgo como el país más peligroso para la prensa”.

Debido a la relativa reputación de su profesión, cada vez que se asesina a un periodista se escuchan estruendosas declaraciones de funcionarios públicos, desde jefes de policía y “abogados” hasta gobernadores y el Presidente de la República, todo en el sentido de que “investigaciones a fondo se hará” y por supuesto que “se hará justicia”.

Cuando un periodista es asesinado, el hecho por sí solo es más noticia que cuando la víctima del crimen es, digamos, un comerciante, un chofer o un burócrata. Si existieran estadísticas que corresponden a otras transacciones, probablemente se concluiría que México es uno de los países más peligrosos, pero no solo para los periodistas sino también para quienes tienen la incierta felicidad de estar vivos… pero también el miedo y se sospecha. que su vida pende, sin importar el oficio honesto que busquen… o que elijan el crimen y se arriesguen a perderse en los “asentamientos” de sus camaradas.

-III-

Después de todo, un denominador común de los asesinatos que ocurren todos los días en México es la incapacidad de evitar, al menos en una medida significativa, y, en consecuencia, de evitar. segundo, la aparente incapacidad de las autoridades para “aclararlos”, como prometen todas las declaraciones.

La impunidad es la regla. el esclarecimiento de los delitos y el castigo de los delincuentes, la exclusión… independientemente del oficio que elijan las víctimas para ganarse el pan.

jagelias@gmail.com

Asuntos

  • periodistas fueron asesinados
  • Homicidio

Leer también

Antonia Jaimez

"Solucionador de problemas devoto. Estudiante incurable. Escritor orgulloso. Pionero del café. Alborotador aficionado. Creador. Emprendedor sutilmente encantador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.