Por una migración solidaria – el Sol de México

Hace unos años, nos sorprendió leer en las noticias sobre la muerte de migrantes apiñados en camiones abandonados en Arizona o en los desiertos alrededor de la frontera del país con Estados Unidos. En este espacio, hablé extensamente sobre la importancia del rol de los mexicanos y mexicanas que trabajan en el exterior pero continúan impulsando la economía nacional. El dato de octubre de este año ya registra un incremento del 25,62%, más de los $ 42.000 millones recibidos en remesas.

Ahora tenemos que hablar de otra cara de esta realidad: la de los migrantes que cruzan nuestro país. Las notas de la semana pasada ilustran, con mucho, un contexto diferente. Un tráiler se estrelló en Chiapas y de las más de 160 personas que viajaban en el contenedor, 55 murieron. Esta magnitud es el riesgo que los migrantes (incluidos los niños y niñas) asumen cuando salen de su país y todo lo que conocen por la idea de supervivencia, para encontrar algo mejor y al que nunca tendrían acceso si se quedaran. El Banco Mundial estima que para el 2021, las remesas en América Latina y el Caribe habrán aumentado en un 21,6% al final del año. Y eso, por supuesto, responde a un aumento en el número de migrantes en la región.

Por otro lado, la represión en las calles para frenar a las Caravanas o Migrantes, en todo el territorio nacional, es indignante. Cientos de personas dependen todos los días de la solidaridad mexicana y de organizaciones benéficas que gestionan albergues públicos gratuitos, como la extraordinaria obra de La Casa del Peregrino.

Aquí debemos entender que el tema de contener el flujo de personas hacia el norte siempre debe ser analizado en el contexto del T-MEC y la relación de interdependencia entre México y Estados Unidos, luego con la administración Biden-Harris y la recuperación de El programa “Quédate en México” ya ha regresado a 70 mil personas, de las cuales el 40% son mujeres y el 33% niños, además, no ocurre en paralelo con una política solidaria y transfronteriza que mejore la realidad de las personas, tanto en su país de origen, como durante el tránsito y el destino.

Hasta el mes pasado, se registraron 123 mil solicitudes de asilo en México, un 23% más que la cifra calculada por la ONU. Como ya he indicado, Haití es el principal país de origen, seguido de Honduras, Cuba, Chile y El Salvador, cada uno con un grupo específico de desventajas que combinan factores políticos, sociales y ambientales exacerbados por la pandemia. Si bien hemos luchado por los derechos de los nacionales que trabajan en Estados Unidos, debemos garantizar los derechos humanos de quienes emigran a México.

En la práctica, cualquier política pública debe respetar siempre los derechos humanos y buscar soluciones globales a la inseguridad, el hambre y el acceso a oportunidades de desarrollo, factores que impulsan a las personas a abandonar sus países. Los derechos humanos primero.

# Somos Migrantes

# Migración #DDHH

#Día Internacional de la Migración

@ClauCorichi

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.