Otro país, con Dios – El Sol de México

Hay quienes argumentan mucho que somos un país con un Estado laico y que Dios, por tanto, no tiene nada que ver con nuestras realidades sociales, políticas, educativas, culturales, económicas, deportivas, comunicativas, etc. Quieren que todo siga siendo religioso. encerrados en sacristías y templos. Por ejemplo, en el caso del aborto y la eutanasia, la fe cristiana en lo que las mujeres y las autoridades civiles decidan, como si Dios no existiera, con frases como “saca tus rosarios de nuestros ovarios” … No, hemos descubierto a Dios. ! ¡No conocen a Jesucristo! Si realmente lo conocieran, sus actitudes serían diferentes. Nuestro Dios quiere el bien y la felicidad de todos, y para ello nos muestra un camino, pero nos liberó; no nos obliga. Es muy triste que los legisladores que se llaman a sí mismos creyentes no tengan en cuenta los mandamientos de Dios, sino solo los intereses de sus propios partidos o las consignas del alto poder. En un país mayoritariamente creyente, parece que Dios está ausente de la vida pública oficial. También les gustaría eliminar su nombre del himno nacional.

Por otro lado, contrasta con el hecho de que muchos narcotraficantes, extorsionadores, ladrones, asesinos, secuestradores, leones, corruptos, etc., se consideran creyentes en Dios y seguidores de la Virgen María y los Santos. Algunos llevan un omóplato, una medalla o una cruz, e incluso piden sacramentos para sus hijos; sin embargo, su comportamiento es totalmente contrario a la verdadera fe. Como en el caso del jefe de una pandilla de estafadores que, probablemente muy devoto de Virgo, cuando entra al templo para rezarle, dos de sus hombres armados se paran en la puerta, con los brazos largos, para que nadie lo interrumpa. , y otros dos en la puerta, la entrada al atrio. ¿Qué sentido tiene tu religiosidad? ¿Es esta la forma de vivir tu fe? Si adherirse a Dios significa guardar sus mandamientos, enfocándose en el amor por él y por los demás, y ese líder se dedica a dañar a la mitad del mundo, su práctica religiosa no es lo que le gusta a Dios, ni es beneficiosa para la sociedad. El que verdaderamente cree en Dios, se esfuerza por darle su lugar y hace el bien a los demás, nunca hace daño.

Si bien, según el censo de 2020, en nuestro país somos la mayoría que nos consideramos seguidores de Jesús, sigue creciendo el número de los que se declaran creyentes que salen libres, sin atribución de una determinada confesión. Lo más preocupante es que aumentan los que dicen no tener religión. Y para muchos es más cómodo y fácil sentirse dioses, ser el último y último criterio de sus decisiones y actitudes; dejaron de lado a sus padres, autoridades, maestros y las vivencias de la historia. Entre ellos hay gente buena y constructiva, porque su conciencia los lleva al bien, y es un signo oculto de que son hijos de Dios, que es el amor, aunque no lo reconozcan. Si estamos de acuerdo, hay esperanza de que nuestra patria mejore.

PENSAR

El Papa Francisco dice en su encíclica Fratelli tutti: “Debe reconocerse que entre las principales causas de la crisis en el mundo moderno se encuentra una conciencia humana dormida y un alejamiento de los valores religiosos” (275).

ACTUAR

Creyentes en Dios, esforcémonos por ser obedientes a su mandato y, por tanto, con respeto a los demás, cuidar a los que sufren en solidaridad, comprometidos en hacer que nuestro país camine por caminos de justicia y paz, de progreso y bienestar para alla. Evitemos todo lo que les cause daño y tomemos la iniciativa de ser buenos ciudadanos, hermanos de todos.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *