Obispos critican a México por aceptar relanzar protocolos migratorios

Los obispos de México han expresado su decepción por la voluntad de su gobierno de aceptar un plan conocido como Permanecer en México, en el que las personas que buscan asilo en Estados Unidos esperan en peligrosas ciudades fronterizas mientras sus casos se escuchan en los tribunales estadounidenses.

En una declaración del 6 de diciembre, los obispos también pidieron al gobierno federal que “implemente rápidamente sus compromisos de promover y proteger los derechos fundamentales de las personas en el contexto de la migración”.

“Recibimos con decepción la noticia de que el gobierno de México ha decidido retomar el programa MPP (Protocolos de Protección al Migrante), más conocido como ‘Permanecer en México’, ya que viola varios principios internacionales en materia de refugiados y ‘asilo, como el derecho al debido proceso y no devolución y no permite el debido ejercicio de los derechos fundamentales de las personas que buscan el reconocimiento de la condición de refugiado ”, dice la declaración firmada por siete obispos, entre ellos el arzobispo Rogelio Cabrera López de Monterrey, presidente de la conferencia.

“Con profunda sinceridad, esperamos que los migrantes que se encuentran en territorio mexicano puedan ver la luz de la esperanza en este valle de indiferencia, dolor y discriminación por parte de las autoridades”, prosigue el comunicado.

“La Iglesia Católica de México, a través del (Ministerio del Migrante) muestra su voluntad de dialogar con el gobierno federal a fin de canalizar propuestas efectivas en beneficio de los migrantes, solicitantes de asilo y mexicanos deportados y en situación de desplazamiento interno.

Los gobiernos de Estados Unidos y México han anunciado un acuerdo para relanzar el programa Permanecer en México. Los primeros participantes del programa debían regresar a México el 6 de diciembre.

El Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. Se compromete a mejorar el programa proporcionando a los solicitantes de asilo acceso a representación legal, resolviendo las solicitudes de asilo en un plazo de seis meses y enviando recursos a México para que se encarguen de los participantes del programa.

El gobierno mexicano ha aceptado la solicitud de Estados Unidos de reiniciar el programa, diciendo que el gobierno de Estados Unidos ha respondido a preocupaciones como proteger a los grupos vulnerables y proporcionar a los migrantes controles médicos y vacunas.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, hizo campaña para el fin del programa Permanecer en México, lanzado por su predecesor, el presidente Donald Trump. Sin embargo, en agosto, un tribunal federal de EE. UU. Ordenó que se reiniciara el programa.

Los defensores que trabajan con migrantes dicen que el programa Permanecer en México se produce después de que Estados Unidos ya tiene acceso limitado al proceso de asilo.

Muchos posibles solicitantes de asilo están siendo deportados a México por razones de salud bajo el Título 42, que fue impuesto durante la pandemia por Trump y mantenido bajo Biden.

Los abogados dicen que quienes regresan a las peligrosas ciudades fronterizas mexicanas bajo el Título 42 y permanecen en México caerían rutinariamente en manos de secuestradores.

L’organisation caritative médicale Médecins sans frontières a découvert que 80 % des participants au Remain au Mexique traités comme des patients dans le bastion du cartel de la drogue de Nuevo Laredo, en face de Laredo, au Texas, avaient subi des violences pendant leur séjour En Mexico.

En la ciudad de Matamoros, frente a Brownsville, Texas, los participantes de Permanecer en México acamparon a lo largo del Río Grande. El campo estaba infestado de serpientes, se inundó y quedó controlado por el crimen organizado. Los residentes del campo se desesperaron tanto que algunos contrabandistas pagaron para que llevaran a sus hijos al otro lado del río, donde esperaban que las autoridades estadounidenses devolvieran a los menores a la custodia de sus padres que ya residían en Estados Unidos.

“Deberían encontrar otra forma de poder acoger a los migrantes para que no sean enviados de regreso a México y que estos campamentos no se restablezcan”, dijo el padre Francisco Gallardo, director de ministerios para migrantes de la diócesis de Matamoros. Llamó a los campamentos “totalmente inhumanos”.

“Las cosas están realmente mal en este momento, y sería aún peor si comenzaran a dejar a la gente y decir ‘espera en México'”, dijo el padre Scalabriniano Pat Murphy, quien dirige un refugio para migrantes en Tijuana, en una entrevista después de que la corte ordenó Descanso en México restaurado.

“El problema es: ¿esperar qué? Todavía no hay proceso de asilo en curso. Solo hay asilo para unas pocas personas vulnerables … personas con enfermedades o niños”, dijo. “No hay coherencia”.

Carmelo Ramundo

"Viajero nerd. Adicto a las redes sociales. Entusiasta de Twitter. Evangelista aficionado a la cerveza. Lector malvado. Jugador. Practicante de tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *