No es México, es Aguada

ACUOSO. Sí, como lo lees. La “Pirámide de Aguada” es visitada los fines de semana por cientos de personas, que quieren tomarse una curiosa foto para subir a las redes sociales o conocer la historia de esta estructura, inspirada en monumentos mayas.

“He viajado a México, Perú y la península de Yucatán y vi una pirámide parecida a esta… esta obviamente no tiene la monumentalidad de esa pirámide, es mucho más pequeña. Pero vine aquí con la idea de hacer una pirámide de la misma manera que los personajes que construyeron la gran pirámide de Chichén Itzá”, explica Nelson Ruiz Correa, propietario de la Hacienda El Combate, donde se encuentra la estructura que está terminada. edificio en 2013.

Ruiz Correa consultó con su amigo y trabajador de la hacienda, Luis Emiliano Matos Lorenzo, sobre el proyecto que quería realizar en su hacienda, y su colega accedió a trabajar en su tiempo libre. La finalización de la construcción, hecha a mano con piedras extraídas de una montaña en el mismo terreno, tomó alrededor de dos años y medio y costó $ 150,000. A la pirámide, que mide 28 pies por 28 pies y 6 pies de alto, se le agregaron espacios de pasto, inspirados en las terrazas de Machu Picchu, en Perú.

Originalmente, la pirámide no se creó con la intención de atraer al público. En cambio, Ruiz Correa y su esposa habían decidido que ese sería el lugar donde descansarían sus cenizas si dejaban este mundo. Sin embargo, dado el interés que generó la estructura, decidió permitir el ingreso del público a su hacienda, ubicada en el Desvío Sur, intersección con la PR-411.

La entrada es gratuita y sólo es obligatorio respetar las normas establecidas por el propietario, las cuales están claramente indicadas en varios carteles de la zona.

Antonia Jaimez

"Solucionador de problemas devoto. Estudiante incurable. Escritor orgulloso. Pionero del café. Alborotador aficionado. Creador. Emprendedor sutilmente encantador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.