Migración no autorizada a través de la frontera entre México y EE. UU.

Después de que una gran afluencia de migrantes inundó la frontera suroeste durante gran parte de la primavera y el verano, los cruces no autorizados habían disminuido por tercer mes consecutivo en octubre, anunciaron las autoridades federales el lunes, y el número de haitianos aumentó en más del 90 por ciento.

Pero la disminución de los temores haitianos probablemente indica una pausa temporal, ya que decenas de miles de personas de la atribulada nación caribeña continuaron migrando hacia el norte desde Sudamérica o quedaron atrapadas en México, aún con la esperanza de llegar a Estados Unidos, dijeron analistas fronterizos.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos interceptó a un total de 164.303 personas a lo largo de la frontera con México, una caída del 14 por ciento desde septiembre.

Eso fue 902 haitianos, en comparación con más de 17,600 que cruzaron en septiembre, muchos de los cuales enfrentaron condiciones espantosas cerca de Del Rio, Texas, después de cruzar el Río Grande. La ola de septiembre, que se desarrolló durante unos días, supuso un desafío urgente para la administración Biden, que respondió con decenas de vuelos de deportación que enviaron a más de 8.500 haitianos de regreso a sus países de origen, mientras que a muchos otros migrantes se les permitió quedarse o fueron expulsados. a poca distancia a través de la frontera con México.

Los funcionarios de la administración de Biden dijeron que las deportaciones estaban en línea con la política de cumplimiento. Pero los defensores de los derechos humanos han condenado el trato a veces severo y las expulsiones rápidas, que dijeron que los migrantes desesperados estaban siendo devueltos a un país devastado por desastres naturales y una crisis política y de seguridad.

“Claramente, el reciente aumento en los desalojos haitianos fue un factor de disuasión a corto plazo”, dijo Jessica Bolter, analista de políticas del imparcial Migration Policy Institute. “Está menos claro que tendrá un efecto a largo plazo”.

“Hemos visto en períodos recientes que los migrantes estaban dispuestos a hacer una pausa y ver cómo era la nueva situación en el terreno antes de continuar su viaje hacia el norte”, dijo la Sra. Bolter.

Después de que el expresidente Donald J. Trump asumió el cargo, la entrada no autorizada a través de la frontera entre Estados Unidos y México se derrumbó y luego volvió a aumentar de manera constante cuando los migrantes se dieron cuenta de que la promesa de Trump de construir un muro fronterizo tomaría tiempo, y que no todos serían desalojados, dijo. dijo.

Bajo la presión de Estados Unidos, las autoridades mexicanas han pasado el último mes tratando de evitar que haitianos y centroamericanos viajen al norte de Estados Unidos después de ingresar a México desde Guatemala.

Al menos 20.000 haitianos se encuentran actualmente varados en la ciudad de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, según estimaciones independientes. La mayoría de ellos ha vivido durante años en Chile, donde las políticas migratorias se han endurecido, o Brasil, donde la economía se ha visto aplastada por la pandemia de coronavirus.

Los haitianos ahora constituyen la mayoría de los solicitantes de asilo en México, aunque en la mayoría de los casos su objetivo es solo recibir los documentos que les permitan proceder a Estados Unidos. Solo después del registro se les permite a los haitianos viajar libremente dentro de México.

Desde el 1 de noviembre, el Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados había recibido unas 38.000 solicitudes de asilo de haitianos en 2021, con más de 20.000 en agosto, septiembre y octubre, una afluencia que provocó un retraso de meses.

“El número de haitianos ha disminuido porque México impide que las personas salgan de Tapachula para continuar su viaje hacia la frontera entre México y Estados Unidos”, dijo Guerline Jozef, directora ejecutiva de Haitian Bridge Alliance, un grupo de defensa.

“No pueden salir del área sin la documentación adecuada”, dijo. “Si lo intentan, serán detenidos por las autoridades mexicanas”.

Dijo que la estampida de miles de haitianos a través de la frontera de Estados Unidos en septiembre fue el resultado de desinformación, y muchos creían que serían admitidos.

El número de cruces no autorizados desde otros países también disminuyó en octubre.

La capacidad de ciudadanos de países como Ecuador y Brasil para ingresar a México sin una visa había llevado a muchas personas de esos países a viajar en avión a México, donde los contrabandistas los encontraron y los llevaron al otro lado de la frontera.

Pero México ha comenzado recientemente a exigir visas a los ecuatorianos, lo que probablemente esté impulsando una disminución en los cruces no autorizados de personas de ese país a los Estados Unidos, llegando a 744 de 7,353 en septiembre. México comenzaría a exigir visas a los brasileños a finales de este mes.

Las llegadas a Nicaragua aumentaron el mes pasado a 9.212 desde 7.298 en septiembre, y a Venezuela a 13.406 desde 10.814 el mes anterior. Ambos países se han visto afectados por la inestabilidad política.

“Claramente, la presión que Estados Unidos ha ejercido sobre México para fortalecer su propia aplicación y endurecer su política de visas ha tenido un impacto en los flujos migratorios muy recientes”, dijo la Sra. Bolter. “En última instancia, esta sigue siendo una región que enfrenta crisis económicas y políticas y continuaremos viendo la migración de la región a los Estados Unidos”.

La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos interceptó a más de 1.7 millones de migrantes no autorizados en el año fiscal que finalizó el 30 de septiembre, el número más alto desde al menos 1960, cuando el gobierno comenzó a rastrear tales entradas.

Sin embargo, muchos cruzaron repetidamente: migrantes que habían sido rápidamente expulsados ​​a México bajo una medida de emergencia pandémica conocida como Título 42, solo para intentarlo una y otra vez.

De los que cruzaron el mes pasado, el 29 por ciento había hecho al menos un intento anterior en los últimos 12 meses.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *