México y EE. UU. Quieren un acuerdo para acabar con la inmigración ilegal

México y Estados Unidos han propuesto un acuerdo regional para detener el flujo de migrantes indocumentados hacia sus fronteras, agravado en los últimos meses por la llegada de miles de ellos desde diferentes países, dijeron los dos gobiernos.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo el martes (21) que planteó el tema el día anterior con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una conversación telefónica.

“Le dije que sería deseable llegar a un acuerdo regional. Nos comunicaremos al respecto”, tuiteó Ebrard, quien planea plantear el tema con Blinken en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El Departamento de Estado de Estados Unidos habló de la iniciativa el lunes en un comunicado que cita la conversación entre Ebrard y Blinken.

Las dos autoridades “discutieron la necesidad de un esfuerzo regional coordinado para detener el flujo de migración irregular”.

Decenas de miles de migrantes indocumentados, en su mayoría haitianos, han llegado a la frontera sur de México en los últimos meses para continuar su marcha hacia Estados Unidos con la esperanza de buscar refugio.

Pero las autoridades estadounidenses han comenzado a repatriar haitianos por vía aérea desde Del Río, una localidad de Texas en la frontera con Ciudad Acuña (México), donde miles de personas se congregan para intentar ingresar.

Muchos llegaron a México desde Brasil o Chile, donde fueron refugiados durante unos años, después de haber atravesado una decena de países.

La canciller mexicana recalcó este martes que el acuerdo debe ser regional porque la ola de haitianos migratorios “ha atravesado todos los países de América Latina”. Tal esfuerzo podría incluir el apoyo de la región y de Naciones Unidas para “mejorar lo antes posible” la situación en Haití, agregó Ebrard, quien dijo que “en los próximos días” informará sobre los avances de la propuesta.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, dijo el lunes que los migrantes haitianos habían sido mal informados de que podían permanecer en Estados Unidos como refugiados bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS).

Luego de que la crisis política se agravó con el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio y el reciente terremoto que devastó Haití, Washington extendió el TPS a todos los haitianos que se encontraban en Estados Unidos el 29 de julio o antes. Pero “nadie que llegó la semana pasada podrá reclamar el TPS”, insistió.

Timoteo Sevilla

"Devoto ninja de la música. Practicante de zombis. Aficionado a la cultura pop. Webaholic. Comunicador. Nerd de Internet. Experto en alcohol certificado. Aficionado a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *