México cuestiona elecciones en Nicaragua, pero rechaza intervención






© Proporcionado por La Jornada
Luz Elena Baños, Embajadora de México ante la OEA, en una imagen de archivo. Foto Jesús Villaseca

México. Para manifestar su disconformidad con el contexto en el que el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua realizó elecciones sin competencia, con la oposición presa y un clima de rígida censura, México convocó a consultas a su embajador en Managua, Gustavo Cabrera. En el sistema de señales que se utiliza en las relaciones internacionales, este gesto, “convocatoria de consultas”, es una medida que puede conducir a la ruptura de las relaciones, si la crisis diplomática se agrava. Es más fuerte que un voto de aprobación en la Asamblea General de la OEA.

El viernes, la OEA aprobó con 25 votos una resolución que determina que las elecciones del domingo pasado en Nicaragua “carecen de legitimidad democrática” y el Consejo Permanente está llamado a tomar “las medidas oportunas” al respecto. Esto podría llevar a la suspensión del organismo del país centroamericano.

VIDEO: OEA declara “ilegítimas” elecciones en Nicaragua, pide “evaluación”

La Embajadora ante la OEA, Luz Elena Baños explicó el significado del voto mexicano en su intervención a los delegados: sanción a un Estado miembro, porque no es competencia de la OEA. Solo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene tales poderes ”. Además, recordó que las políticas de aislamiento nunca fueron efectivas.

Por otro lado, México objetó que esta resolución y otras votadas en la Asamblea General tendrían en cuenta el voto de Julio Borges, designado por el autoproclamado presidente interino de Venezuela Juan Guaidó como su “canciller”. Este líder opositor fue reconocido como el “presidente” de Venezuela por la mayoría de países, comenzando por Estados Unidos, durante la crisis de 2017 en su calidad de presidente de la asamblea legislativa de su país. Pero a día de hoy, esto ya no es así y varios países de la OEA han retirado su reconocimiento.

Ese mismo año, el gobierno de Nicolás Maduro anunció su retiro de la OEA cuando la organización intentó invocar en su contra el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, de carácter militar. Su retiro es efectivo desde 2019.

La advertencia sobre el “lío legal” representa el hecho de que la secretaría general ha acreditado a una persona que no representa a un estado miembro sino a un particular, el delegado mexicano solicitó que se agregue una “nota al pie” con las reservas de la que rijo todos los actas y documentos de esta asamblea.

La abstención en el voto sancionador contra Nicaragua -que nuevamente no estuvo acompañada de Argentina, con la que México suele actuar en alianza- no significa pertenencia al régimen sandinista. El país, dijo Luz Elena Baños, “expresó al gobierno de Nicaragua nuestras preocupaciones por el proceso político llevado a cabo la semana pasada, especialmente en lo que respecta a la libertad de expresión y la participación política de sus ciudadanos, lo que derivó en la ‘convocatoria de consultas con nuestro embajador acreditado. en este país “. Esto, de acuerdo con la práctica diplomática que en México está amparada por la denominada doctrina Estrada.

En su discurso a la sesión (que un año más se realizó virtualmente por la pandemia), la embajadora dijo que “la OEA debe ser una organización incluyente, facilitadora, promotora del diálogo político como la cooperación, la integración y el desarrollo de los miembros estados. Pero no es “.

Agregó: “México rechaza categóricamente, como cualquier Estado, cualquier intento de alterar el orden constitucional en un país exterior y no acepta que, bajo este argumento, la OEA asuma que tiene poderes o instrumentos supranacionales para intervenir en los asuntos internos. .. de nuestros Estados ”.

Expresó el histórico rechazo del país a las sanciones como medio de presión ya que -recordó- “las principales víctimas son siempre las más vulnerables”.

Criticó duramente al secretario general Luis Almagro por sus declaraciones y acciones “selectivamente en línea con agendas personales”, además de darse poderes que no tiene, como certificar elecciones.

Finalmente, expresó el interés de México en que la OEA “deje atrás su espíritu de intervencionismo” y se convierta en “una organización inclusiva que respete la soberanía de los Estados miembros”.

Timoteo Sevilla

"Devoto ninja de la música. Practicante de zombis. Aficionado a la cultura pop. Webaholic. Comunicador. Nerd de Internet. Experto en alcohol certificado. Aficionado a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *