Los inmigrantes de Haití se sienten atrapados entre México y Estados Unidos

Cientos de migrantes viven estos días entre dos aguas: poniendo su destino en manos de Estados Unidos, que puede devolverlos a Haití o liberarlos para que busquen asilo, o quedarse en México, donde temen las redadas y serán detenidos. aunque en la actualidad, las autoridades solo regresan a la frontera con Guatemala.

Antonio Pierre, de 33 años, escuchó la noticia el miércoles en el teléfono celular de un amigo en el campamento de Ciudad Acuña en México, que está creciendo gradualmente, mientras que Del Río, Texas, se está reduciendo. “Liberan algunos pero son muy pocos”, comentó. Pierre dejó a su esposa e hija en el lado estadounidense para cargar su teléfono celular en suelo mexicano y planeaba llevar a toda la familia a México todo el día.

Bodlet Manaasse, de 27 años, hizo lo contrario el mismo día. Con una enfermedad hepática, había regresado a México el domingo para ver a un médico y debía viajar con su familia a Texas el miércoles después de sufrir una redada que dejó varias habitaciones en un hotel del centro. “Mi hermano me llamó para que pasáramos hoy”, dijo, esperanzado y asustado por lo que vivió en las primeras horas de la mañana.

Agentes de inmigración, acompañados de la Guardia Nacional, irrumpieron en el hotel al amanecer mientras dormía.

“Llamaron a mi puerta, no la abrí. El dueño lo abrió y me dijeron “chico, tienes que ir conmigo”, explicó, aunque dice que no pidieron documentos. “No, estoy enfermo, tengo que ver al médico”, dijo, señalando su abdomen completamente hinchado. Fue el único que ya no se molestó.

El resto del hotel era un lío de gritos, peleas, ventanas rotas. Una familia se escondió en el baño, pero la policía derribó la puerta. Luego de las peleas, dos familias lograron escapar defendiéndose con los vidrios rotos que había en el suelo y huyeron con los niños en brazos. Otra media docena de inmigrantes fueron detenidos. El suelo estaba lleno de ropa, cortinas, chanclas, pañales y un biberón con el nombre de Antonio.

El gerente del hotel, asustado, solo se atrevió a decirle a AP que había presenciado algunos de los hechos y que nunca había visto nada igual.

México está intensificando sus esfuerzos para reducir el número de migrantes en esta parte de la frontera, aunque de una manera menos visible que las autoridades estadounidenses, que incluso han utilizado agentes de caballería para tratar de detener a los migrantes.

Las tropas de la Guardia Nacional han estado acompañando a los agentes de inmigración a las operaciones en las últimas noches. A veces recogían migrantes de la calle y los cargaban en camiones.

Los varios cientos de personas que se están reuniendo en el campamento junto al río, que se parece cada vez más a los que se han multiplicado en varios lugares a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, se sienten un poco más seguros.

“No sé cuándo terminarán las deportaciones (de Estados Unidos) y antes de regresar debes estar a salvo”, dijo Nelson Sentil, quien viaja con su esposa y cuatro hijos, de 16, 13, 10 y 5 años.

“No quiero ser como ratones que no descubren que están atrapados porque regresar a Haití es enterrar vivo a un humano”.

Su familia se fue del lado estadounidense el martes después de pasar ocho días allí, pero él está sentado en una cárcel abierta porque si salen a la ciudad, teme que también sean arrestados y deportados.

“Llegará un momento en que tendrán que sacar a toda la gente aquí, no podemos quedarnos mucho tiempo”, dijo Sentil.

México sigue planificando la logística para comenzar a repatriar vuelos a Haití, pero ha comenzado a detener y transportar haitianos desde la frontera norte hacia el sur del país tanto por aire como por tierra, confirmaron a la AP dos autoridades federales que solicitaron el anonimato. no estar autorizado para hacer declaraciones públicas.

El objetivo es descongestionar las fronteras del norte.

Para ello, las autoridades estatales pidieron a los operadores de autobuses que no vendieran boletos a quienes no tenían los documentos adecuados para poder comprar boletos solo si viajaban hacia el sur.

“La situación de decenas de miles de migrantes tanto en México como en Estados Unidos es insostenible y extremadamente vulnerable debido al fracaso de las políticas de asilo y las deportaciones en curso”, dijo Médicos Sin Fronteras, una ONG que atiende a los migrantes en Ciudad Acuña desde el lunes. . .

Antonia Jaimez

"Solucionador de problemas devoto. Estudiante incurable. Escritor orgulloso. Pionero del café. Alborotador aficionado. Creador. Emprendedor sutilmente encantador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *