Los haitianos están intercambiando el sueño americano por oportunidades en México – Noticias

El paraíso estadounidense se despliega para Yslande y otros refugiados de Haití en un campamento en la frontera con Ciudad Acuña. En su lugar, aparece una opción más realista: legalizar su hogar y buscar trabajo en México para sobrevivir.

“No tengo prisa por entrar a Estados Unidos. Si tengo la oportunidad, sí, pero si no puedo, no me arriesgaré a pasar”, dijo Yslande Saint Ange, de 29 años, quien llegó al país acompañada. por su marido y su hija.

“Si yo no puedo, ellos también pueden [as autoridades mexicanas] nos pueden ayudar con los papeles para encontrar trabajo, para alquilar una habitación, estaremos tranquilos ”, agrega con determinación.

Dispersos en el Parque Braulio Fernández, grupos de hombres y mujeres están pensando.

Las reuniones se producen luego de un operativo policial que los sorprendió poco antes de la madrugada del jueves (23), cuando el parque fue repentinamente rodeado por decenas de vehículos y más de 100 policías.

“Me levanté corriendo y le dije a mi esposo que se levantara y corriera, porque la inmigración nos llevaría”, recuerda St. Andrzej.

De vuelta al infierno”

Poco después se presentaron funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) para informarles que la acción tenía como objetivo “protegerlos” e “invitarlos” a salir de la zona y regresar a Tapatsula, al otro lado de México. Se quedarían en este lugar esperando una respuesta a sus solicitudes de refugio.

Ubicada en la frontera con Guatemala, esta ciudad está sumida en el caos, en medio de la presencia de decenas de miles de centroamericanos y haitianos que llevan meses esperando la respuesta de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR). tanto como puedan para comer y sobrevivir.

La gran mayoría de los haitianos presentes en Ciudad Acuña abandonó Tapachula debido a las dificultades.

“Si voy a Tapatsula, ¿cómo lo haré? (…) Salí de mi país hace cuatro años, no tengo a mi hermana, no tengo a mi padre, no tengo nada ¡Nada! ” gritó Hollando Altidor, de 25 años, entre lágrimas, a un empleado del INM.

“Tapatsula nos parece un infierno”, agregó un joven sentado junto a Altindor y negándose a revelar su nombre.

Después de mucha discusión con sus colegas sobre qué hacer en las próximas horas, Marc Desilhomme, un hombre alto de 29 años, dice que no le importa quedarse en México para enviar algo de apoyo a su hija que vive en Chile.

“Por el momento no tengo nada. No tengo dinero y tengo una novia que me ayuda. Necesito papeles para trabajar, porque sabes que la inmigración te molesta si no tienes papeles”, explica.

Resignación

Los cheques son más altos para quienes viajan con niños. Etlover Doriscar, de 32 años, tomó a su hijo y esposa del brazo y huyó con la ropa puesta, creyendo que sería detenido durante el operativo policial.

“No se puede luchar contra la policía o la inmigración. Ellos saben lo que pueden hacernos y nosotros no podemos hacer nada”, dijo.

El intento de ingresar a Estados Unidos y el riesgo de deportación están fuera de discusión para Doriscar. En los últimos días ha visto a cientos de sus compatriotas regresar del país vecino a Puerto Príncipe.

Tampoco tiene planes de regresar a Brasil, donde pasó siete años como conductor de Uber con un ingreso que no podía mantener a su familia.

Ahora recuperándose de la conmoción, Sonja Pierre, una linda mujer de 43 años con voz fuerte, insiste en que las autoridades no deben obligarlos a regresar a Tapachula para cumplir con sus demandas.

“Que la COMAR visite aquí”, dijo Pierre, quien llegó a Ciudad Acuña hace una semana. “Somos pobres, estamos buscando trabajo. No estamos de vacaciones”, dice.

Antonia Jaimez

"Solucionador de problemas devoto. Estudiante incurable. Escritor orgulloso. Pionero del café. Alborotador aficionado. Creador. Emprendedor sutilmente encantador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *