Lori Loughlin busca permiso para su segundo viaje de lujo a México

Lori Loughlin y Mossimo Giannulli continúan demostrando que disfrutan de privilegios que son inalcanzables para la mayoría de los otros ex presos federales al solicitar permiso para un segundo viaje de lujo a un destino internacional.

La pareja, que ha estado bajo custodia durante dos años luego de ser encarcelada por sus crímenes en el escándalo de admisión a la universidad, pidió permiso a un juez federal para viajar a San José del Campo del 5 al 12 de noviembre.

Estas serían sus segundas vacaciones en San José del Campo, una ciudad de vacaciones en la península bahá’í, desde que fueron liberados de la prisión federal. Al menos, las vacaciones planeadas se suman a la sensación de que la tía televisiva de Becky y el esposo del diseñador de moda son relativamente fáciles de volver a sus vidas ricas después de sus condenas por delitos graves.

Loughlin, de 57 años, y Giannulli, de 58, dicen que quieren ir a México para asistir a una boda, mientras que Giannulli dijo que “también organizará reuniones con una gran cuenta comercial”, según cartas enviadas al tribunal regional de Estados Unidos. Boston, donde fueron condenados.

Loughin y Giannulli ya cuentan con la aprobación de un oficial de pruebas estadounidense para viajar. Como es típico de todos los prisioneros federales liberados recientemente, la pareja necesita el permiso de un oficial de libertad condicional o un juez siempre que quieran viajar fuera de su base en el sur de California, ya sea por trabajo o vacaciones.

En su carta a la corte, la agente supervisora ​​de libertad condicional Chrissy Murphy dijo que su oficina apoyó el viaje solicitado. Murphy dijo que Loughlin y Giannulli han cumplido hasta ahora con los términos de su liberación supervisada.

Loflin completó su reclamo de servicio comunitario y pagó una multa de $ 150,000 después de cumplir dos meses en el Centro Correccional Federal de Dublín a fines de 2020. Giannouli, quien pasó cinco meses en una prisión federal por 250 dólares y está “progresando” en el cumplimiento de su servicio comunitario requisitos, dijo Murphy.

Para Loughlin, las vacaciones en Cabo también serían su tercer viaje fuera de Estados Unidos. La ex estrella de “Full House” obtuvo rápidamente una licencia para viajar a un lugar no especificado en Canadá a fines de septiembre o principios de octubre para trabajar en un “proyecto de filmación” anónimo.

La semana pasada, confirmado que Loflin volvería a la televisión, reimprimiendo su papel de Abigail Stanton, a quien hizo famosa en la serie de Hallmark Channel “When Calls the Heart”.

Sin embargo, Hallmark dejó en claro que Loughlin no volvería a su programa. Reportado por TVShowsAce.com. En su lugar, interpretará a Abigail en la serie derivada “When Calls the Heart”, “When Calls Hope”.

“El canal Hallmark no le ha dado a Lori Loughlin ningún trabajo actual, ni tenemos planes de interpretarla en el futuro”, dijo Hallmark. el tuiteó en respuesta a las especulaciones de que lo volverán a contratar en su red. “Seleccionado por GAC Family, una red de cable completamente separada que no está relacionada con Hallmark Channel o Crown Media Family Networks”.

Louglin también protagonizó algunas de las películas navideñas favoritas de Hallmark y la serie “Garage Sale Mystery”. Pero la red rompió públicamente los lazos después de que ella y Giannulli fueran arrestados en el escándalo de admisión a la universidad en marzo de 2019.

Loflin y Giannouli fueron acusados ​​de sobornar $ 500,000 para que sus hijas, Isabella y Olivia Jade, fueran admitidas falsamente en la Universidad del Sur de California al afirmar falsamente que eran atletas talentosas. La pareja pasó más de un año luchando contra los cargos y declarando su inocencia hasta que finalmente cedieron bajo la presión de los fiscales federales y aceptaron la objeción.

Y mientras Loflin regresa lentamente a la televisión, su hija, Olivia Jade Giannulli, intenta regresar de la desgracia de su familia compitiendo en la temporada actual de “Dancing With the Stars”.

Los defensores de los detenidos federales han hablado del tiempo relativamente fácil que parecen tener Loflin y Giannouli en sus vidas posteriores a la prisión, con la posibilidad de viajar, seguir una carrera y comprar una nueva casa de $ 13 millones en el desierto de Palm.

La mayoría de los ex prisioneros no tienen dinero para viajar a ningún lado, generalmente porque su encarcelamiento los ha dejado pobres y luchando por encontrar trabajo criminal en sus archivos.

Los ex detenidos también suelen encontrar una fuerte resistencia de sus agentes de libertad condicional si están en su primer año de libertad supervisada y buscan permiso para viajar a otra parte del estado, mucho menos fuera del país, dijeron los abogados a la agencia de noticias.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *