Las muertes por ‘selfies’ son objeto de críticas para los epidemiólogos | Ciencias

Vacunarse contra la fiebre amarilla y protegerse de la malaria son dos precauciones clásicas para los viajeros a determinados destinos turísticos. Además de estas precauciones, sepa que no cae en la tentación de tomar selfies en escenarios tan espectaculares como arriesgados. Esto es lo que demuestra un Estudio de la Fundación IO, especialista en medicina tropical y viajes, que encontró que entre enero de 2008 y julio de 2021, al menos 379 personas murieron por esta causa, una cada 13 días, en promedio. La tendencia va en aumento, y tras un breve paréntesis a causa de la pandemia, resurgió con fuerza en los primeros siete meses del año, cuando se produjeron 31 accidentes mortales -uno por semana- a pesar de las numerosas restricciones de viaje aún vigentes.

“Es un problema emergente que, dadas las dimensiones que ha adquirido, ya puede ser considerado un problema de salud pública. L’étude nous a aidés à l’étendre, ce qui est la première étape pour prendre des mesures pour y faire face », explique Manuel Linares Rufo, président de la Fondation iO et chercheur principal de l’étude, la plus grande jamais réalisée en ese día. De los muertos, 141 eran turistas y 238 de la población local, lo que demuestra que la tendencia a asumir riesgos es mucho mayor entre los primeros, considerando que solo una pequeña fracción de la población mundial viaja alguna vez. .

Los países que han registrado más muertes son India (100 casos), Estados Unidos (39) y Rusia (33), en una lista compuesta por más de 50 estados y en la que Brasil, con 17, comparte el quinto lugar. España y Australia están empatadas en el sexto lugar, con 15 casos cada una. Aunque estos no son datos incluidos en el texto, es necesario publicado en la revista Revista de medicina de viaje, los autores también identificaron los 10 lugares del mundo con más muertes, incluido uno en Brasil, la playa de Penha (SC). Los otros, sin estar ordenados por número de casos, son las Cataratas del Niágara (en la frontera Canadá-Estados Unidos), Glen Canyon (Estados Unidos), Charco del Burro (Colombia), Cataratas Mlango (Kenia), Montes Urales (Rusia).) , Taj Mahal, Valle Doodhpathri (ambos en India), Isla Nusa Lembongan (Indonesia) y Archipiélago Langkawi (Malasia).

A pesar de la magnitud de estos números, el estudio recoge solo la parte más visible del problema, debido a sus limitaciones. Los datos se recopilaron utilizando una herramienta de inteligencia epidemiológica llamada Heimdllr-Project, que rastrea toda la información publicada sobre estos hechos (noticias, comunicados de prensa) en seis de los idiomas más utilizados en el mundo: inglés, español, francés, alemán, portugués e italiano. Esto deja fuera los casos que no llegan a los medios e información que solo ha sido publicada en otros idiomas. El trabajo tampoco incluye un gran número de accidentes graves pero no mortales.

Las caídas desde lugares como cascadas, acantilados y azoteas son, con mucho, la causa que más a menudo acaba convirtiendo la ansiada foto en tragedia, con 216 casos. A esto le siguen los accidentes relacionados con el transporte (123), ahogamientos (66), armas de fuego y electrocuciones (24 de cada tipo) y lesiones al fotografiar animales salvajes (17). Según la edad, los accidentes mortales son más frecuentes entre los adolescentes hasta los 19 años (41% del total) y los jóvenes entre 20 y 29 años (37%). La edad media de los muertos es de 24,4 años y los hombres representan el 60% de las víctimas.

La noticia de estos hechos ha tenido un gran impacto en los últimos años, especialmente cuando las víctimas son personas conocidas en las redes sociales. Uno de los casos más recientes es el de influencia Sofia cheung, De 32 años, es conocida por publicar imágenes de riesgo en sus perfiles. Murió en julio después de resbalar y caer en una cascada en Hong Kong. El último caso conocido en España es más reciente y, por tanto, el estudio ni siquiera lo incluye. Tuvo lugar el 14 de septiembre, en el Castillo de Benidorm, en la costa mediterránea, donde un turista ucraniano cayó desde una altura de 30 metros.

Casos más recientes en el país incluyen la muerte de otro turista, una joven noruega de 24 años que cayó en mayo desde una terraza en el noveno piso de un edificio en Marbella; una mujer de 28 años fotografiándose con amigos en un ático en Barcelona en noviembre de 2020; y un joven de 14 años que se cayó de un tragaluz en Madrid en marzo de este año.

Zonas “libres de selfies” en India

“La idea de realizar el estudio surgió de la observación del notable impacto de las noticias sobre estas muertes y la poca percepción del problema en la literatura científica y en las recomendaciones de la medicina de viajes”, explica Linares Rufo. “Hasta cierto punto, el trabajo es el heredero de la pandemia. Con él, se han desarrollado muchas herramientas que ahora podemos usar para fenómenos como este y ayudar a lidiar con él. Una opción sería identificar los lugares más peligrosos e informar a quienes los visitan, algo en lo que también deberían participar fabricantes de teléfonos móviles, desarrolladores de aplicaciones y administraciones públicas. A nivel local, se deben realizar acciones de formación ”, añade la investigadora.

El Ayuntamiento de Benidorm ha comenzado a abordar el fenómeno. “Esto es algo que se hizo más evidente después de lo ocurrido en septiembre, pero en lo que ya estábamos trabajando. La Policía Local integra la vigilancia de los puntos más sensibles en sus reuniones diarias de seguridad, y los agentes intervienen en las conductas de menor riesgo, en particular mediante el uso de drones que vigilan los lugares frecuentados. Ahora, queremos estudiar cómo introducir este tema en los cursos que los agentes imparten en las escuelas para hacerles entender la necesidad de evitar estos comportamientos ”, explica un portavoz. En India, el alto número de muertes ha llevado a la declaración de ciertas áreas “libres de selfies”.

Socióloga Liliana Arroyo, autora del libro Tu no eres tu ‘selfie’ (“no eres tuyo selfie“, subtítulos 9 secretos digitales que todo el mundo vive y que nadie cuenta), señala que estas fotos, al igual que las redes sociales, “se han convertido en una forma adicional de relación y comunicación social, que obviamente en la gran mayoría de los casos es una forma de expresión sana, que puede ser muy creativa y una forma de compartir inquietudes y afectos ”.

Para entender cómo esta forma inofensiva de relación puede derivar en conductas de riesgo, Arroyo apunta a los siguientes factores: “Las redes sociales premian los contenidos más radicales, porque operan con dinámicas en las que logran llamar más la atención. La recompensa de hacer un selfie muy arriesgado es la valoración social, y te da un subidón de adrenalina con cada Como que recibes. Esto, a su vez, lleva a algunas personas más necesitadas de esta validación social a adentrarse en nuevos caminos en la búsqueda de límites y nuevas recompensas, y aquí es donde radica la capacidad de todos para calibrar si esa recompensa vale la pena, arriesgar o no. “

El psiquiatra Enrique García Bernardo incluye el aumento de muertes por selfies en un fenómeno global en el que las redes han jugado un papel importante: “Estas imágenes se han convertido en un medio rápido para obtener un reconocimiento inmediato, fácil y superficial. Lo que más se valora son los seguidores y los me gusta, no lo que obtienes con algo más elaborado. Es un mecanismo de reaseguro social que se ha extendido en los últimos años. En este sentido, hay personas más inclinadas a adoptar conductas de riesgo. Según las categorías relacionadas con el temperamento definidas por el [psiquiatra norte-americano] Robert Cloninger, son los que están más inclinados a buscar nuevas sensaciones, y cuyo comportamiento está menos condicionado para evitar el mal ”.

Tomar el movimiento más audaz no es el único riesgo que corren algunas personas. La taiwanesa Gigi Wu era conocida por escalar montañas en bikini y fotografiarse a sí misma en los picos a menudo cubiertos de nieve en llamativas composiciones visuales. Murió en enero de 2019 tras caer de un barranco, pero no fue la caída lo que la mató. A pesar de las lesiones en las piernas que le impidieron moverse, logró pedir ayuda. Cuando estos llegaron, sin embargo, el influencia había muerto de hipotermia por ropa inapropiada.

Inscribirse aquí para recibir el boletín diario EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. Inscribirse también para recibir nuestro boletín semanal los sábados, con lo más destacado de la cobertura de la semana.

Carmelo Ramundo

"Viajero nerd. Adicto a las redes sociales. Entusiasta de Twitter. Evangelista aficionado a la cerveza. Lector malvado. Jugador. Practicante de tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *