Las impresoras luchan contra la tecnología para seguir vendiendo calendarios

La tecnología hoy permite el acceso a calendario en cualquier momento, incluso consultando una fecha en cualquier año, los dueños de las imprentas que se dedican a comercializar estos productos no se dan por vencidos y tratan de mantenerse.

Ernesto Martínez Tobías, gerente de Imprenta México ubicada en la calle Obregón, en el centro de Tampico, explicó que en años anteriores logró comercializar hasta 5 mil almanaques en un diciembre sin ningún problema.

Empresas, colonias varias, carnicerías, tortillerías, entre otros negocios, han realizado numerosos pedidos con el fin de poder entregarlos a sus clientes a fin de año o principios de año.. Desafortunadamente, dijo, la inseguridad de evitar los detalles comerciales, la economía adversa y el fácil acceso a una cita a través de cualquier dispositivo móvil significan que las ventas se han desplomado en casi un 90%.

“Te daban unas galletitas y un calendario, te daban todos, la carnicería y las tienditas. También era una reyerta entre clientes y ahora ya no es más”.

Hay varios tipos

lo detalló hay varios tipos de calendarios: el de bolsillo que fue uno de los más exigentes en años anteriores; la pared o varilla de varios tamaños; exfoliante que tiene un gran número, poemas, recetas, santos, fases de la luna entre otra información general sobre la cultura; escritorio y el popular donde puedes hacer anotaciones.

Los precios actualmente varían se venden desde 25 pesos para los chiquitos y hasta 1,200 pesos el grande en la pared

“Al crear un calendario popular, por ejemplo, tenemos un calendario que ayuda a las personas a señalar las necesidades, como pagar la luz, el teléfono, los medicamentos para los adultos, los jóvenes para las tareas, entonces así sobrevivimos”.

como se hacen

Lo agregó para hacer un calendario antes era más difícil ya que usaban máquinas donde no había lugar para errores; se denominaba sistema en caliente donde se utilizaban linotipias, moldes de letras y era prácticamente todo manual. Actualmente se utiliza un sistema moderno que permite un trabajo más rápido.

“Ahorita tenemos el sistema offset que funciona a través del diseño, así como un periódico a través del diseño, negativos de planchas y ya. Impresión offset. Antes eran letras minúsculas, eran móviles, en el Mundial eran cajas que tenían la cuadritos y ahí estaban las letras y ya las sabíamos con los ojos cerrados, interrumpíamos la fila con el nombre de la persona y enseguida lo poníamos en el carro todo era manual”.

El P. Ernesto Martínez Tobias tiene 77 años y dijo que en los últimos 55 se ha dedicado a esta actividad, ha visto como La tecnología ha ganado poco a poco su lugar sin embargo, esto no lo desanima.

“Ahí salió por el aguinaldo, por las fiestas y una utilidad más, ahorita sobrevivimos pero a duras penas. Sobre todo, los que hacemos un calendario popular logramos sobrevivir, hay otros compañeros que no y luchar mucho”.

Cerrar las impresoras

Dijo que vio con tristeza que muchos de los de la vieja escuela este sector ya cerró sus actividades por falta de ventas o porque lamentablemente perdieron la vida y el negocio ya no fue continuado por las nuevas generaciones al no ser rentable.

Dice estar consciente de que de los más de 600 compañeros que antes se dedicaban a la prensa, solo 100 siguen en el campo y unos 25 de estos son ancianos.

“Gracias a Dios yo tuve ese privilegio ya que se formó con un sistema caliente que era plomo puro fundido, era el sistema caliente porque el plomo se derrite, las máquinas lo trabajaban y de ahí salían las líneas. Si se ha dicho el nombre, por ejemplo, de Ernesto, teníamos que hacerlo en un compositor que estaba ahí, entonces metíamos las letras, las arreglamos y las máquinas”.

Para el final invitó a la población a comprar calendarios, de esta manera apoyando a las empresas locales ante la difícil situación que atraviesan desde hace dos años debido a la pandemia del coronavirus.

EAS

Sarita Fallas

"Gurú de la web. Bacon ninja. Defensor de la televisión. Pensador. Quien quiera ser experto en café. Evangelista general de Internet. Estudiante de toda la vida. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.