Las diferencias entre el comunismo en China, la Unión Soviética y América Latina

  • Gerardo Lissardy
  • BBC News Mundo

Crédito, imágenes falsas

pie de foto,

El 1 de octubre de 1949, Mao Tse-Tung fundó la República Popular China, basada en las teorías de Marx y Lenin.

Cuando Mikhail Gorbachev visitó Beijing en mayo de 1989 para la primera cumbre chino-soviética en 30 años, los dos estados comunistas más grandes del mundo enfrentaron una encrucijada histórica.

En la Plaza Tiananmen de esa ciudad, estudiantes y trabajadores exigieron reformas democráticas, en protestas calificadas como el mayor desafío al estado chino desde la revolución de 1949.

Gorbachov promovió transformaciones políticas y económicas en la Unión Soviética (URSS) que de hecho inspiraron a muchos de los manifestantes en Beijing.

Pero unos meses después, ese mismo año, el sorprendente colapso de la URSS comenzaría con la caída del Muro de Berlín alemán, que separaba el mundo entre Oriente y Occidente.

Por su parte, el Partido Comunista Chino resolvió sus divisiones internas sobre cómo responder a las protestas internas, con el triunfo de la línea dura, y la consiguiente masacre de manifestantes en Tiananmen conmocionó al mundo.

Este jueves (1/7) el Partido Comunista de China celebra su centenario, en 1921, y se consolida como uno de los partidos políticos más poderosos del mundo, con influencia que llega hasta América Latina.

Lejos de considerar este resultado coincidente, las diferencias cruciales entre el comunismo chino y el soviético explican por qué uno permanece en el poder mientras que el otro ha desaparecido.

“Lo interesante es que aunque los sistemas soviético y chino han tomado la forma del partido leninista como principal vehículo político, en la URSS esto ha provocado atrofia y esclerosis, mientras que en China sigue siendo una organización adaptable y flexible”, dijo. Anthony Saich, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Harvard en Estados Unidos.

‘Reinventándote para sobrevivir’

Después de ser fundado e incluso llegar al poder bajo el liderazgo de Mao Tse-Tung, el partido desarrolló una revolución local con características propias durante casi tres décadas.

Saich, autor de De rebelde a gobernante: 100 años del Partido Comunista Chino, señala que esto le dio al grupo experiencia para lidiar con diferentes entornos antes de tomar el poder y representa una gran diferencia con los comunistas soviéticos.

Crédito, imágenes falsas

pie de foto,

El maoísmo promovió una predicación bélica contra Occidente

Después de eso, la República Popular China pasó por varias fases, desde “El Gran Salto Adelante” para industrializar la economía hasta la “Revolución Cultural” para eliminar a los rivales políticos.

Millones de personas murieron durante estos períodos, principalmente de hambre, como resultado de la escasez de alimentos entre 1959 y 1961, pero también como resultado de la persecución política que estalló en 1965.

Saich insiste, sin embargo, en que el partido “ha sabido reinventarse para sobrevivir a esos traumas que habrían derrocado a casi cualquier otro partido” y luego demostró “ser muy flexible desde 1978” con la reforma y apertura de su líder Deng Xiaoping.

Para él, este pragmatismo chino representaba otra diferencia con la URSS, que ya había logrado una mayor industrialización cuando entró en problemas y la “esclerosis” del sistema obstaculizó las reformas económicas de Gorbachov.

Crédito, AFP

pie de foto,

Mikhail Gorbachev visitó China en un momento difícil para ambos estados comunistas

Mario Esteban, investigador del Instituto Real Elcano, en España, explica que tras los cambios realizados por Deng, el partido chino combinó el mantenimiento de un régimen de partido de Estado con el capitalismo de Estado.

“El sistema capitalista en China tiene o ha tenido mucho más peso que nunca en la URSS”, dijo Esteban, quien también es profesor de Estudios de Asia Oriental en la Universidad Autónoma de Madrid.

El progreso económico de las últimas décadas ha permitido a China mejorar la calidad de vida de su pueblo y al Partido Comunista Chino evitar nuevas protestas como la de Tiananmen, incluso sin implementar reformas democráticas, como hizo Gorbachov.

Recientemente, el actual presidente chino, Xi Jinping, dejó claro que está decidido a mantener el poder del partido, sin permitir la disidencia, tal como lo ha hecho la URSS durante su existencia.

La paradoja latinoamericana

Otra diferencia que enfatiza Esteban entre el comunismo chino y el soviético es que la revolución maoísta se basó más en el campesinado que en la revolución rusa, en la que el proletariado industrial fue la clave.

Crédito, imágenes falsas

pie de foto,

Mao basó su apoyo popular en los campesinos chinos

Por otro lado, el maoísmo, tras su llegada al poder, promovió una predicación más combativa contra Occidente que la URSS, abogando por la “convivencia pacífica” en la Guerra Fría, uno de los factores detrás de la escisión entre China y la Unión Soviética en los años sesenta. .

Tanto el carácter rural de la revolución maoísta como la actitud beligerante de su líder hacia el mundo capitalista llevaron a algunos izquierdistas de América Latina a ver a China como modelo.

En la década de 1960, incluso los partidos comunistas “pro-chinos” surgieron en Brasil, Bolivia y todos los países de la costa del Pacífico sudamericano.

Marisela Connelly, especialista en historia china del Colegio de México que ha estudiado este fenómeno, afirma que los países de la región más influenciados por el maoísmo son Colombia y Perú, donde grupos de esta tendencia política, como el Ejército Popular de Liberación y Sendero Luminoso. , libraron la lucha armada durante décadas.

Crédito, imágenes falsas

pie de foto,

Durante la presidencia de Xi Jinping, China expandió su influencia en América Latina

Durante la Guerra Fría, explica Connelly, China dio a las organizaciones latinoamericanas afiliadas al Partido Comunista apoyo ideológico, cooperación agrícola y, en algunos casos, entrenamiento guerrillero.

Pero la influencia del partido chino fue mucho mayor en otras regiones, comenzando por el sudeste asiático, y ningún grupo maoísta latinoamericano llegó al poder ni se le acercó.

Por otro lado, sin ser visto como un modelo ideológico o revolucionario, en los últimos 20 años China ha ganado una influencia sin precedentes en América Latina con su creciente poder económico y se ha convertido en un importante socio comercial y financiero de la región.

“Lo que también es interesante es que los países latinoamericanos ahora ven a China como un modelo, a pesar de la relación económica asimétrica”, dijo Connelly. “Es como una nueva paradoja en la historia”.

Vi nuestros nuevos videos en YouTube? ¡Suscríbete a nuestro canal!

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *