La reforma tributaria se aleja de la agenda de López Obrador

La reforma fiscal es el elefante en la sala mexicana. Desde el inicio del sexenio, Andrés Manuel López Obrador ha evitado presiones dentro y fuera del Gabinete. Cargado por una de las recuperaciones más débiles de la región, el debate dentro del gobierno incluso precipitó la renuncia en 2019 del primer secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien insistió hasta el final en que los grandes objetivos del yo -Decir Cuarta Transformación, la lucha contra la pobreza y el mejoramiento de los servicios públicos, pasaron necesariamente por la subida de impuestos. La negativa del presidente a abrir el melón fiscal durante los tres primeros años pareció en todo caso dejar la puerta abierta una vez pasado el rubicón de las elecciones parciales del pasado mes de junio. Una vez cumplido el plazo, la hoja de ruta de ingresos y gastos para el próximo año presentada esta semana confirma que la reforma en profundidad tendrá que esperar.

Tras la salida de Urzúa, el nuevo titular de Hacienda, Arturo Herrera, había avivado aún más las expectativas esta primavera: “A raíz de las elecciones, tendremos que evaluar juntos y si las condiciones nos permiten proponer cambios en la estructura tributaria”. del país ”, dijo en la reunión anual de banqueros mexicanos. Incluso antes, la magistratura de Morena en el Congreso había puesto en marcha un grupo de trabajo para preparar la llamada “transición fiscal” y sentar las bases de una futura reforma, partiendo del principio de especificar en detalle los planes y necesidades de gasto público. segundo semestre. Plazo de seis años.

Todo avanzaba a paso lento pero durante el verano se acabó descarrilando. En junio, el resultado electoral revalidó la victoria de Morena pero con una pérdida considerable de escaños y lejos de la mayoría absoluta con sus socios. También a principios del verano, Colombia experimentó un estallido social que se desencadenó por primera vez en respuesta a un aumento de impuestos. Y mientras, la estrategia del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de mantenerse unidos contra la evasión fiscal de los grandes contribuyentes ha seguido poniendo dinero en la caja. Tres elementos destacados por los analistas consultados para este informe para comprender el contexto del cambio de rumbo.

Tras las elecciones, López Obrador anunció explícitamente que “no habrá reforma tributaria. No habrá aumento de impuestos ”. Poco después, un recién nombrado Rogelio Ramírez de la O, tercer secretario de Hacienda en tres años, señaló que entre las demandas del Presidente – mantener las finanzas públicas saneadas, mejorar el sector energético y Bancos de desarrollo – no hubo grandes cambios en el sistema tributario A pesar del enfriamiento, el grupo parlamentario de Morena encargado de preparar una hipotética reforma continuó con su análisis, aunque a un ritmo más lento.

Héctor Villarreal, director del Centro de Investigaciones Económicas y Presupuestarias (CIEP), formó parte de este grupo de trabajo en el Congreso para la transición tributaria: “La discusión adelantada dentro del grupo sobre necesidades de gasto y alternativas tributarias está totalmente ausente. . presentado esta semana ”. Los cambios aprobados se limitan al ámbito administrativo. No hay aumento de tarifas, se eliminan algunas deducciones, se amplía la base del impuesto sobre la renta (ISR) del contribuyente y se simplifican los procesos para facilitar el pago. Para Villareal “no es una mala decisión, pero hay que complementarla con más medidas porque el margen fiscal para este año será muy escaso”.

La recaudación de México representa alrededor del 14% del PIB. Es el más bajo de la OCDE y también por debajo del promedio latinoamericano (por encima del 20%). El FMI, entre otros organismos internacionales, ha aconsejado reiteradamente a México que aumente los ingresos para mejorar el gasto en salud y educación, también por debajo del promedio de sus contrapartes latinoamericanas. Las recomendaciones internacionales se intensificaron durante la pandemia. Pero la respuesta del gobierno ha sido brutal: la austeridad fiscal y la lucha contra la corrupción y la evasión fiscal serán suficientes.

A pesar del golpe de la pandemia, la recaudación cerró el año pasado con un ligero aumento del 0,7%. Si bien este 2020, ya liderando la recuperación económica, el incremento es cercano al 5%. Gran parte de la responsabilidad de mantener las fundaciones de captación de fondos está en manos de las políticas autoritarias de la SAT que logró captar ingresos adicionales el año pasado por 496.000 millones de pesos, el nivel más alto en los últimos 10 años. “Se está compensando la caída de los ingresos petroleros, pero el margen es muy bajo y las obligaciones del Estado en materia de pensiones o el gasto de las empresas paraestatales Pemex y CFE no son suficientes para cubrir la frontera”, estima economista y consultor financiero. audiencia Carlos Brown.

El gasto total en pensiones, más el reciente aumento del gobierno, aumentará la presión para el próximo año a un 5%, según estimaciones del CIEP. En el sector salud, un sistema público universal como el que también aspira Morena costaría un 4% más. Mientras que la cobertura pública para dependientes, también sobre la mesa con el exsecretario de Hacienda, rondaría el 3%. Solo estos tres elementos consumirían casi toda la colección.

Para el economista jefe de BBVA-Bancomer, Carlos Serrano, el paquete fiscal presentado esta semana no resuelve el endémico problema de la baja recuperación. Su receta es avanzar en la integración de la masa de trabajadores informales (representan el 25% del PIB y el 56% del empleo), y un esquema más progresivo: “Por ejemplo, reducir las exenciones al pago de alimentos y medicamentos, que benefician a las personas de altos ingresos y, por lo tanto, asignan un subsidio específico a las familias de bajos ingresos. Además de ofrecer incentivos a los estados y municipios para que recolecten más, por ejemplo, en tierras y propiedades ”.

La puerta a una posible reforma en profundidad durante el resto del sexenio parece ahora incluso más estrecha que al inicio del mandato de López Obrador. “Los cambios impositivos importantes son impopulares y, por lo general, se realizan al principio del ciclo de gobierno. Nadie como López Obrador tuvo mejores condiciones para llevarlo a cabo tras el masivo apoyo electoral de 2018. Pero por ahora, siguen creyendo que basta con combatir la corrupción y la austeridad ”, concluye el experto en finanzas públicas Carlos Brown.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *