La búsqueda de justicia peligrosamente selectiva en México

Sonaba como algo del horror de Robespierre. La gente juzgaría a cinco de sus antiguos líderes y decidiría si debían ser juzgados por sus crímenes. Sin embargo, el referéndum del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador sobre el enjuiciamiento de sus predecesores arrojó más un chorro de agua que fuegos artificiales revolucionarios. Un poco más del 7 por ciento de la población votó, una fracción de lo que se consideró un ejercicio obligatorio.

Los inversores ya han aprendido el daño que puede hacer la peculiar democracia de López Obrador. En 2018, el presidente electo abolió un nuevo aeropuerto muy necesario para la Ciudad de México, algunos de los cuales cuestan $ 13 mil millones, según una “encuesta popular”. Una fábrica de cerveza de 1.400 millones de dólares en construcción en el norte de México fue cancelada el año pasado después de una votación de 36,781 personas en una ciudad de un millón de habitantes.

Algunos votantes en el referéndum del domingo pueden haber sido desanimados por la tortuosa formulación de la pregunta, que ha sido atenuada por la Corte Suprema. Pero todas las dudas se habrían disipado con los “carteles de búsqueda” de los partidarios del referéndum. Estos mostraban a los ex presidentes Carlos Salinas, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón con los ojos vendados rojos, quienes denunciaron sus presuntos delitos bajo el lema “¿Quieres que Salinas, Peña y Calderón vayan a la cárcel?”

Una organización de derechos humanos señaló los ex presidentes recibieron la justicia de un circo romano en lugar del debido proceso de una nación moderna del G20. Los críticos han cuestionado la necesidad de un referéndum costoso si las leyes ya consagradas en los libros de leyes mexicanos permiten el enjuiciamiento de la corrupción y otros delitos en el cargo.

Tales argumentos ignoran la lógica política del populista experimentado. López Obrador usó el referéndum para movilizar a sus partidarios y recordarles que está persiguiendo a los enemigos de su autoproclamada “cuarta transformación” de México, un cambio de época que inmodestamente equipara con la Revolución Mexicana de 1910 o la independencia de España. Fiel a su forma, elogió el referéndum como un éxito porque la gran mayoría de los votantes lo apoyó.

En realidad, la búsqueda de justicia de López Obrador parece extrañamente selectiva. A pesar de la extradición de Emilio Lozoya, exjefe de la petrolera estatal Pemex, de España hace un año por acusaciones de corrupción en un escándalo de Peña Nieto, Lozoya aún no ha comparecido ante el tribunal y no se han presentado cargos contra Peña Nieto. .

Los notorios narcotraficantes del país son acogidos mediante una estrategia presidencial de “abrazos, no balas”. De vez en cuando, el abrazo era más que metafórico. López Obrador liberó al hijo del arrestado líder del cartel de Sinaloa Joaquín “El Chapo” Guzmán, se reunió y apreton de manos de la madre de Guzmán y se disculpó públicamente por usar el apodo del narcotraficante.

Han surgido informes preocupantes de que los narcotraficantes favorecieron a candidatos del partido de López Obrador y secuestraron y amenazaron a candidatos de la oposición en las elecciones de mitad de período del mes pasado. Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México hasta enero, describió la postura de López Obrador hacia los cárteles como “bastante laissez-faire”.

El gobierno de Biden, que está lidiando con una ola políticamente tóxica de migrantes de México y Centroamérica y quiere mantener a López Obrador como aliado, ha dicho poco sobre el tema, una desgana de la que se arrepentirá.

Por el momento, los exlíderes de México se salvaron de la agitación de la revolución de López Obrador. Pero detrás de la inclinación del presidente por las exhibiciones de contenido se esconde un preocupante desprecio por las instituciones y el estado de derecho. Los inversores deben tener cuidado.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *