Inicio de la campaña electoral en Venezuela, regreso de la oposición

Tomás Guanipa, candidato a la alcaldía de Caracas, dialoga con vecinos de barrios marginales del occidente de la ciudad donde las calles deterioradas dificultan el tránsito, las tuberías de agua potable están rotas y las aguas residuales arrastran el paso de basura y escombros orgánicos descompuestos.

Tras casi dos décadas de alcaldes oficialistas, el candidato opositor promete abordar estos y otros problemas y pide el voto de los ciudadanos de la capital para “salvar” la ciudad y sus cerca de dos millones de habitantes “vivir mejor”.

A primera vista, Guanipa es uno de los cerca de 70.000 candidatos a las elecciones a gobernadores, alcaldes y legislaturas estatales y municipales el 21 de noviembre, pero el líder opositor -acusado de intentar derrocar al presidente Nicolás Maduro- fue uno de los diputados que abandonaron el país.

Durante su exilio, fue durante casi 19 meses el representante en Colombia de Juan Guaidó, quien, como titular de la ex Asamblea Nacional, fue proclamado presidente interino en 2019 y es reconocido por Estados Unidos. Unidos y decenas de países como el legítimo presidente de Venezuela. después de que Maduro fuera elegido meses antes en elecciones consideradas fraudulentas.

La candidatura de Guanipa es en parte resultado de la anulación del proceso judicial en su contra por decisión de Maduro en agosto de 2020. El regreso de muchos opositores este año a la vía electoral ha terminado por ser buscado como parte de los diálogos ahora suspendidos en México. .

Guanipa, quien participa como delegado de la oposición en las conversaciones, suspendidas unilateralmente por el partido gobernante para protestar por la extradición de uno de sus aliados de Cabo Verde a Estados Unidos, confía en que las conversaciones se reanuden después de las elecciones.

Los principales partidos de la oposición, que desde 2017 boicotearon el proceso electoral por no existir las condiciones adecuadas, confirmaron su participación el 31 de agosto.

El boicot fue entonces “totalmente justificado” dado que las condiciones “eran inaceptables para asistir”, dijo Guanipa a The Associated Press durante una visita a la parroquia de San Juan.

“Aún no tenemos las condiciones electorales suficientes para poder decir que estamos en un país donde hay elecciones competitivas, pero el avance que hemos logrado es una brecha que nos permite abrir una ventana de oportunidad, que creo que tenemos aprovechar ”, dijo.

La campaña electoral comenzó oficialmente el jueves en un escenario donde, más allá de las elecciones, se pondrá a prueba a las autoridades y al sistema electoral de Venezuela, desacreditados tras años marcados por la descalificación de partidos y algunos de los candidatos de la oposición más popular.

Muchos dudan de la imparcialidad del Consejo Nacional Electoral (CNE), incluso acusados ​​de fijar las fechas de las elecciones y sus condiciones para que se ajusten a los objetivos políticos del Ejecutivo en detrimento de sus adversarios.

Como parte de los esfuerzos de las nuevas autoridades electorales por despejar estas dudas, el presidente del CNE, Pedro Calzadilla, anunció el día anterior el despliegue de 2.000 fiscales electorales que serán los encargados de vigilar el cumplimiento de la normativa durante la campaña electoral. . Entre las facultades de los fiscales se encuentra el registro de las irregularidades durante la campaña y la remisión al organismo electoral para que la junta directiva tome las medidas correctivas correspondientes. La campaña electoral terminará el 18 de noviembre.

Según cifras oficiales, más de 21 millones de venezolanos tienen derecho a elegir 3.082 cargos en las elecciones, que anteriormente se realizaban por separado debido a la complejidad de elegir 23 gobernadores, 335 alcaldes y varios miles de legisladores estatales y municipales. A través de listas que incluyen candidatos y sus reemplazos.

Calzadilla destacó que “el proceso electoral se desarrolla en un clima de diálogo” y garantizó “la transparencia y seguridad del voto”.

Las elecciones también serán supervisadas por organismos independientes, una exigencia de larga data de los críticos del gobierno socialista.

La Unión Europea aceptó la invitación de las autoridades venezolanas y envió observadores para monitorear la campaña electoral y las próximas elecciones. La UE, que el año pasado no reconoció las elecciones legislativas, no había participado en un proceso electoral venezolano desde 2006.

La misión europea llevará a cabo una evaluación técnica independiente de todo el proceso electoral y hará recomendaciones para futuras elecciones.

El CNE también fue renovado para la ocasión. En mayo, la Asamblea Nacional, predominantemente progubernamental, nombró a dos opositores conocidos como miembros de su nuevo liderazgo, incluido un activista encarcelado acusado de participar en presuntas acciones destinadas a desestabilizar al gobierno. Esta es la primera vez desde 2005 que la oposición venezolana tendrá más de un miembro en la junta directiva del organismo electoral de cinco personas.

Esta concesión fue vista por algunos como un esfuerzo por salvar la confianza de los venezolanos en el voto y también sería parte de una serie de medidas adoptadas por el gobierno de Maduro para mejorar su imagen en el exterior y traer su apoyo para que Washington relaje las sanciones impuestas a forzar su renuncia.

Los nombramientos de los funcionarios electorales se produjeron después de varias semanas de negociaciones entre bastidores entre funcionarios del gobierno y opositores moderados, algunos de los cuales se alinearon con el ex candidato presidencial de la oposición Henrique Capriles.

Las últimas elecciones estatales y municipales estuvieron marcadas por temas locales e internacionales y el boicot de los principales partidos de oposición, que alegaron la falta de condiciones para asegurar una elección justa y transparente.

Entre otras acciones para incentivar la participación, el CNE realizó una revisión en profundidad del padrón y del sistema electoral automatizado. También había planes para “revisar el estado de inhabilitaciones” por diversas razones de algunos de los líderes opositores más populares, pero la mayoría de ellos se mantuvieron.

El empoderamiento dependía de otros órganos como la Corte Suprema de Justicia controlada por el gobierno, que quitó el control de tres de las cuatro principales fuerzas de oposición de sus líderes tradicionales y entregó el liderazgo de estas organizaciones a disidentes acusados ​​de tener vínculos con el gobierno. . No se excluye que si prosperan los diálogos en México, finalmente se lograrán estos objetivos y otros.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *