El segundo día … – The Mexican Sun

… Un nuevo año es el primer día del nuevo ciclo que nos devuelve a la realidad, pero ¿de qué realidad estamos hablando? Justo y lamentable el que vislumbró Zygmunt Bauman cuando, durante décadas, empezó a hablarnos de la “liquidez” en la que estaba atrapado el mundo contemporáneo. La liquidez que hoy más que nunca nos ha engullido, nos asfixia.

Liquidez caracterizada por falta de certeza; por la angustia que nos acecha; debido a la fugacidad y pérdida de enlaces; por la incredulidad que se imponía a cualquier tipo de asombro; por la pérdida de la identidad propia y colectiva; por el surgimiento de enjambres artificiales o comunidades de sustitución a partir del nacimiento de las redes sociales; por el abandono del Estado que se encarga de silenciar toda voz que le sea discordante y que despierta conciencias, no solo por su inacción o su persecución, sino también por el “silencio silencioso” (actuar silenciosamente, subrepticiamente, sin rendir cuentas a la sociedad ); de no saber qué hacer con las libertades, larga y duramente ganadas, en medio de un mundo que ha perdido sus valores, que se ha endurecido, insensibilizado, petrificado.

Un mundo en el que la llegada del SARS-CoV-2 y la sucesión hasta ahora incesante, imparable y galopante de sus variantes se ha puesto, pone y probablemente derrotará a la sociedad humana, rompiendo los grandes paradigmas en los que creía o dice que cree esto, comenzando por tener que lidiar con su propia liquidez. Y es que la humanidad atraviesa una de las mayores crisis que ha sufrido. Sabemos muy bien que la guerra es y siempre será una de las pruebas más difíciles que el hombre puede soportar. ¡Qué mejor ejemplo que la Segunda Guerra Mundial y sus horrores atroces! Sin embargo, terminar una guerra generalmente depende de la voluntad humana. Por el contrario, lo que sucede con una pandemia en gran medida no depende de los humanos. Sí, en la medida en que no hace su parte por obligación y solidaridad social. No, porque “el enemigo” es un agente de potencial desconocido, que también es “invisible” para el ojo humano y se esconde y puede atacar en cualquier momento y lugar, por cualquier medio, en un instante.

De manera ilusoria la humanidad podía creer que las “plagas” ya pertenecían al pasado, que si golpeaban era porque el hombre no había desarrollado la ciencia como el hombre moderno ya lo había logrado, pero de repente el SARS-CoV-2 y la liquidez global se sacudieron. . Por primera vez en mucho tiempo, reapareció el asombro y resurgió el miedo: un miedo antiguo, oculto, primitivo… Bauman, este visionario de la modernidad y la posmodernidad, lo había vuelto a anticipar. En su libro “Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus miedos”, comienza diciendo que el miedo es un sentimiento conocido por todos los seres vivos, junto al cual hay un sentimiento adicional en el ser humano, de “segundo grado”, “reciclado”. “Derivado”, que canaliza su comportamiento, una especie de miedo tratado que da lugar a un sentimiento de susceptibilidad permanente al peligro. Llegados a este punto, añade: “Existe también una tercera zona (la más aterradora de todas, quizás): una zona gris, adormecedora e irritante a la vez, para la que todavía no tenemos nombre y de la que cada vez más los miedos más densos están afluyendo y las catástrofes amenazan con destruir nuestros hogares, nuestros lugares de trabajo y nuestros cuerpos a causa de las catástrofes naturales ”. Una zona donde las bolsas de valores colapsarían, las energías colapsarían, los servicios desaparecerían y los puestos de trabajo, en fin, podrían ocurrir todo tipo de desastres. ¿Podría haber un ejemplo mayor de incertidumbre y caos que este? Bueno, aquí estamos en la tercera zona de las Bahamas.

Al irrumpir en nuestras vidas de SARSCOV-2, comenzamos a experimentar un virus dependiendo del momento social actual,para esto a la modernidad “líquida” de nuestro tiempo: un virus “líquido”, despiadado e insensible al dolor humano, que parece haber salido del “Infierno” de Dante para decirnos: “Las ciate ogni speranza voi ch’entrate” (” Abandona toda esperanza, tú que entras “).

¿Qué hacer como resultado? Más que nunca, recordemos el pensamiento de Zygmunt Bauman -el mayor analista de nuestro presente, que este 9 de enero marcará los primeros cinco años de su partida- y su última advertencia contenida en “Retrotopía” (1917): “Los The Los habitantes humanos de la Tierra se encuentran (más que nunca en la historia) en una situación de dilema real: o nos damos la mano o nos sumamos al cortejo fúnebre de nuestro propio entierro en la misma fosa común colosal. Esto, con el fin de compartir con ustedes, queridos lectores, uno de los principales anhelos que perseguía nuestro autor: invitarnos a realizar una introspección que nos permita descubrir qué modelo de vida tenemos y si nuestra vida tiene un sentido. . Pocas veces tan auspicioso para esto como para el amanecer de un nuevo año.

bettyzanolli@gmail.com @BettyZanolli

Timoteo Sevilla

"Devoto ninja de la música. Practicante de zombis. Aficionado a la cultura pop. Webaholic. Comunicador. Nerd de Internet. Experto en alcohol certificado. Aficionado a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.