El impacto de los alimentos artificiales






© Proporcionado por Milenio


Esta semana Singularity Hub nos trae un artículo muy interesante escrito por Vanessa Bates sobre el futuro de la alimentación.

Anteriormente hablamos de las muchas iniciativas sobre alimentos de laboratorio, en sustitución de productos agrícolas, cárnicos, lácteos o pesqueros, que incluso ya están en producción comercial.

Pero todos los días nos encontramos con alternativas que conducen a la producción masiva de alimentos para el consumo humano, que conducen a una disminución del impacto ambiental de la producción actual.

Pues ahora le toca el turno a nuestro tan solicitado y delicioso café, esa extraordinaria bebida, que nos despierta por la mañana, se convierte en un excelente final para una opípara comida, o un refrigerio de media tarde, o el que nos da una sensación. de calor en los periodos de bajas temperaturas.

Según datos internacionales, el consumo mundial de café ronda los 600 mil millones de tazas al año.

Y al contrario de lo que muchos podríamos imaginar, el país donde más se consume es Finlandia, (unos 12 kg per cápita / año).

Y es precisamente en este país, donde el Centro de Investigaciones Técnicas VTT, que a través de una técnica denominada Agricultura Celular, está desarrollando una alternativa a este producto aromático, sin usar un solo grano, su primer prototipo ya ha producido una bebida a la que estoy ha sido calificado como una mezcla “entre café y té negro”, que es el primer prototipo en ser un buen sustituto.

Bueno, no solo en Europa lo están investigando, incluso en América ya hay una empresa en Seattle que se llama Atomo Coffee, que está investigando con un procedimiento totalmente diferente y a su vez, la empresa Compound Foods de San Francisco, hace lo mismo, buscando para un grano de café elaborado con los residuos de la propia planta y otros.

¿Qué nos depara el futuro para los próximos 25 años?

¿Alimentos producidos íntegramente en laboratorio, con el mismo sabor, textura, calidad y contenido nutricional que los tradicionales, sin el impacto en la tierra durante su producción?

Todo indica que sí, tendremos que estar preparados, porque la velocidad de la tecnología y su impacto están lejos de ralentizarse. _

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *