El fantasma del juicio político acompañará al presidente peruano en 2022

Las perspectivas no son muy brillantes en 2022 para el izquierdista del presidente peruano Pedro Castillo, quien acaba de ser rescatado de un juicio político y enfrenta un juicio en tres supuestos casos de tráfico de influencias.

Junto a la perspectiva de una desaceleración económica, un nuevo intento de la oposición de derecha de derrocar al presidente podría surgir el próximo año en el Congreso si no amplía sus alianzas, cambia algunos ministros y corrige algunas iniciativas, advierten analistas.

El panorama de Castillo evoca la suerte de los expresidentes Pedro Pablo Kuczynski y Martín Vizcarra, quienes sobrevivieron a una primera orden de juicio político, pero no a una segunda, en 2018 y 2020 respectivamente.

“Creo que habrá otro intento de vacante contra Pedro Castillo, porque ese es el mecanismo en Perú. Una vez que empiezas, insistes en una meta ”, dijo a la AFP el politólogo y economista Augusto Álvarez Rodrich.

“Mientras persista la polarización y el enfrentamiento entre el gobierno y la oposición, esta última seguirá tratando de desestabilizar al Ejecutivo, aprovechando cualquier error u omisión, lo cual no es infrecuente dado el amateurismo y el radicalismo del gobierno”, dijo el politólogo. AFP. Carlos Meléndez, de la consultora 50 + 1.

Desde la salida de Kuczynski, quien renunció en marzo de 2018 antes de la votación de una segunda moción de “vacante”, Perú ha enfrentado casi permanentemente la posibilidad de una salida repentina de su presidente.

Los enfrentamientos de poder llevaron al país a tener incluso tres presidentes en cinco días, en noviembre de 2020. Para evitar un resultado similar, es urgente reducir la tensión que marca el ritmo político en Perú y alarma a algunos dentro de la comunidad internacional.

El 10 de diciembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos advirtió contra la distorsión “por la falta de una definición objetiva de la figura de la vacante presidencial por incapacidad moral permanente y su impacto en la institucionalidad democrática del Perú”.

El presidente de México, Andrés López Obrador, denunció el 16 de diciembre que había en el Perú “una especie de preparación para un derrocamiento” lanzada por el conservadurismo.

Castillo, una maestra rural de 52 años que ganó una cerrada votación en junio contra la derechista Keiko Fujimori, cumple un mandato de 150 días perseguido por el conflicto entre la oposición y el partido gobernante en junio, catalizando la salida de una docena de ministros.

– Mejoramiento del gobierno –

“La forma en que Castillo puede evitar el juicio político es haciendo algo que él no hace: construir un buen gobierno y un buen gabinete porque necesita cambios en la gestión pública”, dice Álvarez Rodrich, pero el problema, agrega, es que nosotros no lo estamos. cooperando porque piensan que el gobierno está cayendo en el corto plazo.

Un camino es una curva pronunciada hacia el centro, una alternativa que parece complicada dado el riesgo de una división más grande hacia la izquierda.

“La posibilidad de una moción de vacante sería remota si el gobierno fortaleciera la protección legislativa a través de una alianza parlamentaria con fuerzas centrales de ideas afines”, dijo Meléndez.

– Promotores al acecho –

Castillo se encuentra en medio de tres escándalos, presuntas injerencias en los ascensos militares y la adjudicación de contratos públicos, que lo debilitan frente a sus detractores.

El 28 de diciembre declarará ante la Fiscal General de la República, Zoraida Ávalos, sobre el expediente militar. El ministro de Defensa, Walter Ayala, y el secretario de la Presidencia, Bruno Pacheco, han dimitido por este asunto.

Parte de la oposición intentó sin éxito promover un juicio político con la intención de destituir a Castillo por este tema. Sin embargo, las nuevas acusaciones están avivando el fuego de la próxima crisis.

Los fiscales también están investigando la adjudicación de un contrato entre Heaven Petroleum Operators y la empresa estatal PetroPerú.

El fiscal general ha denunciado al mandatario por la presunta práctica de patrocinio ilegal y tráfico de influencias en la adjudicación de un proyecto vial en la selva.

“Rechazo categóricamente la participación en irregularidades”, tuiteó Castillo el martes.

Su desaprobación aumentó del 46% en septiembre al 58% en diciembre, su nivel más alto en cinco meses en el cargo.

ljc / dga / ic / mvv

Timoteo Sevilla

"Devoto ninja de la música. Practicante de zombis. Aficionado a la cultura pop. Webaholic. Comunicador. Nerd de Internet. Experto en alcohol certificado. Aficionado a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.