Dos buenas noticias: Chico Alencar

“Es impresionante el silencio ensordecedor de la prensa brasileña ante la persecución a Julian Assange”, escribe Chico Alencar



por Chico Alencar

(Publicado en el sitio La tierra es redonda)

La semana pasada no solo trajo una nota digna del presidente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), vicealmirante Antônio Barra Torres, desafiando al presidente Jair Bolsonaro a probar las acusaciones que hizo contra el organismo.

Hubo otra buena noticia, en efecto, dos, en medio de tantos malos acontecimientos: el pasado lunes 3 de enero, la justicia británica decidió no extraditar a Julian Assange a Estados Unidos. Posteriormente, el gobierno de México hizo público el ofrecimiento de asilo político al periodista australiano creador de Wikileaks, lo cual fue anunciado en conferencia de prensa por el presidente López Obrador.

Assange lleva diez años fuera de acción. Primer refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012. Luego, desde 2019 hasta hoy, encarcelado en una prisión británica. Todo esto se debe a la presión del gobierno de los Estados Unidos. De ser extraditado a Estados Unidos, el periodista podría ser condenado a penas que, en conjunto, alcanzarían los 175 años de prisión, es decir, cadena perpetua.

Parece absurdo. Y es.

La decisión anunciada por el presidente mexicano se enmarca en la larga tradición de su país de otorgar asilo a perseguidos políticos. Tras la Guerra Civil Española (1936-1939), que produjo más de 200.000 refugiados políticos, debido a las persecuciones masivas que los franquistas fascistas promovieron a gran escala contra los partidarios de la República, México fue un importante destino para aquellos afectado. El propio León Trotsky, uno de los líderes de la Revolución Rusa de 1917, se encontraba asilado en ese país cuando, en 1940, fue asesinado por un agente de la policía política de Josef Stalin.

Posteriormente, durante la dictadura del Estado Novo en Brasil (1937-1945), al morir la madre de Luís Carlos Prestes, Leocádia, exiliado en México, el presidente Lázaro Cárdenas se solidarizó con el líder comunista. Pidió a la justicia brasileña que autorizara a Prestes, detenido en ese momento, a viajar a ese país para el funeral de su madre. Cárdenas incluso se ofreció a venir a Brasil y permanecer en prisión durante el tiempo que Prestes enterró a su madre, como garantía de que no aprovecharía el viaje para fugarse. Este acto fue de gran trascendencia, más aún por parte de un Presidente de la República.

Ahora, la oferta de asilo a Assange no es más que la reafirmación de una antigua y hermosa tradición de México.

Pero, al fin y al cabo, ¿qué oscuro crimen cometió el periodista australiano para ser blanco de tanto odio?

Bueno, simplemente hizo públicas las acciones criminales del gobierno de los Estados Unidos en Internet, incluido el inicio de guerras sin la autorización del Congreso y la matanza de civiles en gran número. ¿Es la divulgación de esto, por casualidad, un delito?

Pero el episodio de Assange nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre otros dos puntos muy importantes. El primero es el comportamiento imperial de los Estados Unidos. Si la publicación fuera de Estados Unidos de documentos que han resultado ser delitos ha molestado a Washington, eso no es un problema para la prensa. El papel de Assange, como periodista, era difundir esa información, que era de interés público y debidamente confirmada.

El hecho de que algún burócrata haya puesto el sello de “ultrasecreto” en un documento no obliga a nadie que no sea un empleado del gobierno estadounidense a mantenerlo confidencial. Assange hizo lo que haría cualquier periodista comprometido con la verdad de los hechos, con la democracia, con los derechos humanos y con la ética de su profesión: hizo circular los documentos. De hecho, cualquier ciudadano comprometido con estos valores universalmente importantes, independientemente de su profesión, debería hacer lo mismo.

El segundo punto a recordar es el silencio ensordecedor de la prensa brasileña ante el episodio. La persecución a Assange tiene repercusiones a nivel mundial y es un intento de limitar la democratización de la información, bandera imprescindible en cualquier sociedad civil.

Pero en nuestro país no hubo una sola palabra sobre el tema en la prensa mayoritaria.

Es una pena que los medios brasileños intentaran ocultarlo. Esto le quita autoridad a la hora de abordar cualquier otro tema relacionado con la libertad de expresión, un tema tan relevante en una democracia.

Sin embargo, hay motivos para celebrar: la democracia y los derechos humanos ganan mucho con la liberación de Assange, que parece estar cerca.

Viva Assange, un profesional de la buena información y la democracia.

Este artículo no representa la opinión de Brasil 247 y es responsabilidad del editorialista.

El conocimiento te hace libre. Aprende más. síguenos n Telegrama.

A ti que has llegado hasta aquí, Muchas gracias por disfrutar de nuestro contenido. A diferencia de los medios corporativos, Brasil 247 e televisión 247 financiarse a sí mismo a través de su comunidad de lectores y espectadores. Puede admitir el sitio web de TV 247 y Brasil 247 de varias maneras. Vea cómo en brasil247.com/apoio

apoyo 247

Sarita Fallas

"Gurú de la web. Bacon ninja. Defensor de la televisión. Pensador. Quien quiera ser experto en café. Evangelista general de Internet. Estudiante de toda la vida. Explorador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *