Cumples el último deseo de Vicente Fernández – el Sol de México

Alejandro Fernández hizo la voluntad de su padre. Lo despidió junto a la audiencia que se reunió en el VFG Arena del Rancho Los Tres Potrillos con la canción Atras, atras.

Fue una petición que hizo Vicente Fernández una vez en un concierto y le fue concedida. El tema de Fernando Z. Maldonado resonaba en el lugar, mientras que su viuda Cuquita Abarca y sus hijos: Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra formaban la última guardia de honor. Todos juntos, abrazados y rodeando cariñosamente el ataúd.

➡️ ¿Habrá un homenaje a Vicente Fernández en Bellas Artes? Aclarar autoridades culturales

Y vuelve, vuelve, vuelve, vuelve a tus brazos. yo vengo donde tu estas yo sé perder, yo sé perder. Quiero volver, volver, volver ”, cantaba el público al unísono.

Doña Cuquita estaba tranquila con sus hijos. Vicente Jr. estaba tranquilo, pero mientras Alejandro cantaba, Gerardo no pudo contener las lágrimas, incluso hubo un momento en que se apoyó inconsolablemente contra el ataúd. Era el hijo que siempre se quedaba detrás de escena, ayudándolo en la administración, su mano derecha en los negocios.

A la izquierda del féretro están sus nietos, acompañados de sus socios, todos vestidos de negro, con el disfraz de Charro.

Antes de interpretar la canción, Alejandro Fernández le agradeció en nombre de su familia “todas las expresiones de cariño hacia mi padre”, dijo.

“A todos los que estuvieron al tanto de su salud en Estados Unidos, México y España, gracias. A los medios de comunicación, amigos y familiares”. Pidió al público aplaudir a los médicos que atendieron a su padre durante cuatro meses y finalizó con “Viva Vicente para siempre … por favor aplauda a mi padre”.

Entonces, inesperadamente, fue Doña Cuquita quien tomó el micrófono para agradecer a todos “que rezaron, pidieron bendiciones, ordenaron misa …

“Cuquita, Cuquita, Cuquita” la gente comenzaba a cantar ante las palabras de la mujer que llevaba 58 años casada con él. Charro de Huentitán.

Antes de eso, el padre Óscar Sánchez Barba realizó una misa y al finalizar pidió al público: “Vicente quería aplausos” y lo concedieron mientras actuaba el Mariachi Azteca. Guadalajaraamigo.

Luego vino la despedida pública final cuando el ataúd fue trasladado a los jardines del rancho donde Vicente había dicho que sería enterrado. Toda su familia y amigos lo siguieron. Allí estaban Ana Bárbara, Aída Cuevas, Pedro Fernández, quien lo reconoció como su padrino y tomó su apellido, también estuvo cerca Julio César Chávez, el único boxeador que puede decir que Vicente Fernández fue el himno nacional en una de sus peleas que ha cantado.

El duelo continuó en privado y ya se habían hecho casi 22 horas de deferencia pública. El VFG-Arena permaneció abierto incluso de madrugada para todos los que quisieran venir a despedirse. Rey de las rancheras.

El epicentro del homenaje fue la Arena del Charro de Huentitán, donde desde la tarde del domingo llegan miles de personas con coronas de flores, fotos y camisetas con la imagen del cantante. Sus seguidores viajaron desde lejos para despedirse de él.

La gente, sus simpatizantes, no lo dejaron solo, lo acompañaron toda la noche, y el fuerte frío de la mañana no fue motivo para que el velatorio de Vicente Fernández se quedara sin asistente, poco después de las 7 a.m. la afición regresó en gran número para decir. adiós.

Mientras pasaban frente al ataúd uno por uno, los golpes de Chente se podían escuchar desde los enormes altavoces: Aquí entre nosotros, Impulso, Es una pena que seas un extraño, Hermoso tesoro, Si nos dejan, Ley de la colinaen ocasiones, sus conciertos se retransmitieron en la pantalla grande para conmemorar su legado.

Pero quien se quedó la mayor parte del tiempo, presenciando el cariño que el público mostraba por su esposo, fue Doña Cuquita, quien se envolvió en una manta alrededor de sus piernas y escuchó la voz de Vicente multiplicarse por miles que lo dejaban cantar.

Con información de Belén Eligio y Víctor Ramírez / El Occidental

Elvira Duenas

"Orgulloso explorador. Experto en Twitter. Pionero de los zombis. Comunicador malvado. Amante del café. Defensor del alcohol incurable".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.