Cómo lidiar con el dolor de una separación en Navidad – Urban



Su proceso es muy personal y debe ser paciente y permitirse pasar por él, y saber que está bien sentir que no le gusta y que está bien tomarse unos días libres del trabajo (si puede por supuesto). Estás enfrentando una pérdida muy significativa y toda tu vida acaba de cambiar, ten comprensión contigo mismo. Tenga en cuenta que estas fechas son difíciles, ya que desde el principio asumen una serie de cambios en nuestros hábitos alimenticios y de sueño, compromisos, reuniones, gastos extras, etc., y por tanto un aumento del estrés y la ansiedad.

Todo esto nos hace más vulnerables y por tanto será más complicado gestionar todo el tsunami emocional, que en otras fechas menos importantes sería un poco más fácil. Pero una vez que se sepa, podemos identificar qué factores estresantes nos afectarán más, diseñar estrategias de afrontamiento más apropiadas y buscar el apoyo de sus seres queridos, amigos de confianza y, si es necesario, buscar ayuda profesional.

1 – Identifica las situaciones que pueden provocar tu malestar.
Cenas de empresa, cenas de Navidad con amigos en común o familiares de la ex pareja). Puede ser una buena idea priorizar y dejar de lado algunos compromisos hasta que se sienta más fuerte.

2 – Predice vulnerabilidades fisiológicas.

Insomnio, comer en exceso, consumo de alcohol, dormir menos, dejar de hacer ejercicio, etc.) Todo esto puede resultar tentador como medida de escape temporal, pero aumentará tu vulnerabilidad física y mental. Cuídate, es hora de priorizar tu salud.

3 – Haz una lista de las actividades que te gustan y aplícala tanto como puedas.
Sí, es posible que la rutina en la pareja nos alejara de esas lindas actividades que tanto disfrutamos y tal vez llegó el momento de reencontrarnos.

4 – Contribuir con los demás.
Hay mucha gente que está pasando por momentos muy difíciles, gente sin hogar, gente que ha perdido a su familia, su trabajo, etc. ¿Por qué no inscribirse en un programa de voluntariado?

5 – Compárate positivamente
Generalmente cuando estamos muy ansiosos o deprimidos es cuando tendemos a compararnos con los demás en detrimento de nosotros mismos, por supuesto con nuestro yo anterior como mejor. ¿Es así realmente? Piensa por un momento en lo injusto que es cuando ahora, con la experiencia que tenemos, miramos hacia atrás y nos tratamos peor que si fuéramos jueces. Hicimos lo que pudimos con lo que sabíamos y teníamos.

6 – Identifica el malestar que sientes y si no puedes manejarlo en el momento, obtén sentimientos opuestos.
Tómese unos minutos para ver si lo que siente es ansiedad, enojo, tristeza (o todo junto). ¿Qué puedes hacer ahora para calmarte? Ejercicios de respiración u otras técnicas para controlar el estrés.

7 – Configura esta experiencia.
Es una de las experiencias más desafiantes de las que puede aprender. Aunque es uno de los momentos más difíciles de su vida, puede ser uno de los más inusuales en términos de enseñanza. Aprender puede ser desde aprender a poner límites, a repensar nuestros valores, lo que queremos y lo que no queremos en la vida, lo que nunca más permitiremos, los que estuvieron ahí con nosotros en los malos momentos, para sanar de una vez por todas para siempre. viejas heridas que nunca antes habíamos visto, aprendemos a cuidarnos y amarnos más.

Antonia Jaimez

"Solucionador de problemas devoto. Estudiante incurable. Escritor orgulloso. Pionero del café. Alborotador aficionado. Creador. Emprendedor sutilmente encantador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *