Comité de Redistribución Finaliza los Planes de Vivienda propuestos en Nuevo México | Noticias locales

Probablemente pocas personas pensaron que sería difícil exprimir a Belén, actualmente dividida en tres distritos de la Cámara de Representantes del Estado, en un solo distrito.

Pero los miembros del Comité de Redistribución de Distritos de Ciudadanos se enteraron el miércoles que tales esfuerzos no están exentos de consecuencias potencialmente no deseadas. En este caso, la medida requeriría impulsar un barrio sureño de House en el condado de Valencia para equilibrar la población.

Los miembros del comité estaban divididos sobre la idea. Uno bromeó diciendo que sería un problema de la Legislatura, no del comité, cuando la decisión final sobre los límites del distrito se tome en una sesión especial programada para principios de diciembre.

Así es como nos acercamos a la fecha límite para el comité de siete personas. El miércoles, sus miembros finalizaron sus preferencias para volver a trazar los límites de la Cámara de Representantes de 70 escaños.

La semana pasada, el comité finalizó sus mapas propuestos para la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el Senado Estatal y el Comité de Educación Pública, eligiendo tres opciones para cada uno, como hizo el miércoles con las tarjetas de la Cámara de Representantes.

La redistribución se lleva a cabo cada 10 años y se basa en datos del censo de EE. UU. Entre sus múltiples objetivos está la distribución de la población dentro de cada distrito. Si bien el número de representantes políticos de Nuevo México no cambiará, la redistribución podría cambiar los poderes de los legisladores individuales y empujar a los residentes acostumbrados a vivir en un distrito a otro.

Un mapa propuesto habría resultado en un legislador menos que representa el norte de Nuevo México, una idea que la mayoría de los miembros del comité rechazaron. No está claro si un legislador estatal podría verse obligado o alentado a reubicarse si su distrito se alejó demasiado de su base actual.

Otro mapa propuesto discutido el miércoles movería el Distrito 24 en la parte suroeste de Albuquerque a Rio Rancho, lo que a su vez requeriría mover el Distrito 24 fuera de Corrales.

Si bien este mapa no ha logrado ganar terreno, es típico de la naturaleza reorganizadora de los límites de la redistribución y cómo puede cambiar quién representa a quién en el estado y dónde.

Desde mediados del verano, el comité ha recopilado comentarios del público, líderes de las asociaciones de Acequia, activistas de la comunidad nativa americana y otros en sus esfuerzos por equilibrar la población en todos los distritos y mantener las brechas de población en un rango (principalmente) de más o menos 5 por ciento. en cada barrio.

A algunos grupos, como las entidades tribales, les gusta la idea de estar divididos en varios distritos para que puedan expandir su influencia. Otros quieren límites de redistribución de distritos más definidos a lo largo de líneas geográficas, como ríos, cadenas montañosas o calles de las principales ciudades.

Como tal, ninguna propuesta de tarjeta puede considerarse perfecta, dijo Michael Sánchez, miembro del comité y exsenador estatal.

“Hay cosas buenas, tal vez no tan buenas” en cada tarjeta, dijo.

Las tres tarjetas aprobadas el miércoles comparten muchas similitudes, lo que generó una objeción del miembro del comité Ryan Cangiolosi.

“Necesitamos enviar un concepto diferente a la Legislatura para que tenga la oportunidad de mirar diferentes mapas”, dijo.

Los tres mapas elegidos reflejan el deseo de apoyar la contribución de las comunidades nativas americanas y de garantizar que al menos cinco de los distritos de la Cámara de Representantes mantengan una población electoral nativa americana muy por encima del 60%.

Dos de los mapas moverían ciertos distritos de Albuquerque del lado oeste al norte para adaptarse a una población cambiante en esa región. Estos dos mapas también unificarían Silver City en un distrito.

Estos mapas también incluyen más vecindarios hispanos en los distritos de Roswell y Hobbs en la parte sureste del estado.

El comité tiene hasta el 30 de octubre para presentar sus mapas a la legislatura. Primero, las tarjetas se enviarán a un experto en ciencias políticas de la Universidad de Georgia para que las evalúe a fin de garantizar que se adhieran a la ley nacional de derechos de voto y no favorezcan a ningún partido político.

Se supone que este analista debe entregar su informe sobre las cartas, incluyendo sus pensamientos sobre la implicación de una manipulación o redistribución por motivos políticos, para el 27 de octubre.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *