Columna de Tim Steller: Los ucranianos bienvenidos en la frontera son como otros que rechazamos | Abonado

Europa en general no dio una cálida bienvenida a los sirios. Hungría colocó alambre de púas en la frontera, trató con crueldad a los refugiados y bloqueó el paso de los países. Alemania fue la mayor excepción: recibió alrededor de 700.000 refugiados sirios.

Incluso bajo la presidencia de Obama, Estados Unidos recibió solo 12.587 refugiados sirios en 2016, su mayor año. Cuando Donald Trump asumió el cargo en 2017, detuvo todos los reasentamientos sirios y prohibió los viajes desde siete países de mayoría musulmana. Posteriormente, cientos de sirios fueron admitidos.

Los musulmanes de piel aceitunada que huyen de los ataques rusos han sido tratados con sospecha y hostilidad.

No hay ejército ruso en México, pero refugiados de algunas partes de México están escapando de circunstancias similares. La gente de los estados mexicanos, como Michoacán y Guerrero, ha sufrido durante mucho tiempo un estado de guerra entre grupos criminales fuertemente armados que han desplazado ciudades enteras y las mujeres han huido a nuestra frontera.

Nadie les dijo a los guardias fronterizos que entregaran sus cabezas 42.

Entonces, los ucranianos no son tan diferentes de otros refugiados de guerra, pero ¿no provienen al menos de una economía europea más avanzada?

los El Banco Mundial ha estimado el PIB per cápita de Ucrania en $ 3.725 – más o menos lo mismo que El Salvador, por debajo de Guatemala y muy por debajo de México. Reciente El Fondo Monetario Internacional coloca a Ucrania entre Armenia y Namibia en PIB per cápita, ligeramente por encima de Guatemala pero muy por debajo de México, Brasil y otros países que envían migrantes regularmente a Estados Unidos.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.