Canadá hierve a 49 grados: comprender qué hay detrás de las olas de calor cada vez más frecuentes | Ciencias

El suroeste de Canadá y el noroeste de Estados Unidos han estado experimentando una ola de calor “excepcional y peligrosa” durante casi una semana, según las palabras de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Las temperaturas han superado los 49 ° C en Canadá y en algunos casos no han bajado de los 20 ° C, incluso de noche, en latitudes donde el calor no suele ser tan intenso. Autoridades de Columbia Británica (costa oeste de Canadá, cinco millones de personas) y Oregon (costa oeste de Estados Unidos, 4,2 millones) están investigando cientos de muertes atribuidas inicialmente a estas temperaturas extremas, mientras tienen que acondicionar bibliotecas y gimnasios deportivos como refugios donde la población puede protegerse y refrescarse.

El cambio climático generado por la actividad humana contribuye al aumento de la frecuencia de este tipo de fenómenos y su intensidad, advierten los expertos. Y si el ritmo de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue siendo el mismo que en la actualidad, fenómenos peligrosos como este serán aún más frecuentes.

Más información

¿Por qué ocurrió esta ola de calor?

El fenómeno que provocó que los termómetros se dispararan esta semana en Canadá y Estados Unidos se ha denominado “domo térmico”. Meteoróloga española Mar Gómez, doctora en ciencias físicas y jefa de obra eltiempo.es, dice que detrás de esta ola de calor se esconde un “potente bloqueo de alta presión” – el llamado domo térmico – en la costa del Pacífico norteamericano, que impide la llegada de aire frío. También está la influencia del fenómeno meteorológico La Niña, que afecta las corrientes de aire y hace que la aparición de estas olas de calor en América del Norte “sea más probable”, dice Gómez.

Los servicios meteorológicos de EE. UU. Y Canadá han emitido docenas de advertencias de temperatura récord en la región. Pero el punto cero fue el condado de Lytton (población 250) en Columbia Británica, donde se registraron puntos de referencia durante tres días consecutivos. El termómetro llegó a 46,6º C el domingo y 47,9º C el lunes, llegando a 49,6º C. En el caso de Lytton, el bloqueo de la masa de aire caliente se vio agravado por la presencia de las Montañas Rocosas de Canadá, añade Gómez.

¿Es normal este fenómeno?

No es normal. Los expertos señalan que las temperaturas registradas esta semana en la región, mucho más acostumbrada a las bajas temperaturas, están 20 grados por encima de lo normal para esta época del año. “Es como si en Berlín, que está a la misma latitud, hiciera casi 50 grados”, explica Juan Antonio Añel, catedrático de Física de la Tierra en la Universidad de Vigo. “No es habitual que las temperaturas cambien así en esta zona”, enfatiza Gómez.

¿Tiene la culpa el cambio climático?

La ciencia del clima es, hasta cierto punto, una ciencia forense. Es decir, si se hacen o no las atribuciones de fenómenos extremos como estas olas de calor una vez finalizado el episodio, y se estudia la probabilidad de que esto suceda sin el proceso de calentamiento global actualmente en curso en el planeta, debido al efecto de gases. apriete que el ser humano expulsa. Añel recuerda que “siempre ha habido registros y extremos”, pero agrega: “El cambio climático aumenta la probabilidad de fenómenos de este tipo”.

De manera similar, Omar Baddour, Jefe de Política y Monitoreo Climático de la OMM, dijo esta semana que “las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas a medida que las concentraciones de gases de efecto invernadero son cada vez más frecuentes e intensas. Los gases de efecto invernadero están elevando las temperaturas a nivel mundial”. Esto significa que el calentamiento global está provocando no solo un aumento de la temperatura media del planeta – ya es 1,2 ° C más alta que la del período preindustrial (1850) – sino también un aumento de la frecuencia de las olas. Calor .

Distribución de alimentos y agua en un centro de hidratación en la ciudad norteamericana de Seattle.Ted S. Warren (AP)

¿Habrá otros episodios de este tipo?

El IPCC, un panel internacional de expertos establecido hace más de tres décadas para sentar las bases científicas del cambio climático, advirtió en su último gran informe, en 2018, que habría una relación directa entre el aumento promedio de temperatura (en comparación con la temperatura preindustrial). ) y los riesgos e impactos sobre la salud humana y el medio ambiente derivados de “fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor”.

Según Baddour, los estudios también determinan que estas olas “comienzan antes y terminan más tarde, y pesan cada vez más sobre la salud humana”. Añel añade: “Lamentablemente, veremos más en el futuro. El próximo verano ya no será el verano más caluroso que jamás hayamos experimentado, sino el verano más fresco que aún experimentaremos ”.

¿Cuáles son los efectos sobre la salud?

Según el último informe de Reuters basado en información de las autoridades locales el miércoles por la noche (hora brasileña), casi 600 muertes estuvieron relacionadas con las altas temperaturas en Columbia Británica y Oregón. La mayoría (486) estaban en Columbia Británica, donde las autoridades hablan de muertes súbitas.

Las muertes por insolación son solo la parte más visible de este problema, dice Julio Díaz, de la Escuela Nacional de Salud del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. “Representan entre el 2% y el 3% de las muertes relacionadas con el calor”, especifica este especialista. Porque, como ocurre con la contaminación del aire, “el calor agrava otras patologías, especialmente en los ancianos”. Estos incluyen, por ejemplo, problemas cardiovasculares, renales o neurológicos, que pueden agravarse hasta la muerte con episodios de calor extremo.

Refugio instalado en Portland (Oregon) para que los ciudadanos descansen y se refresquen durante la ola de calor.
Refugio instalado en Portland (Oregon) para que los ciudadanos descansen y se refresquen durante la ola de calor. Maranie Staab (Reuters)

Díaz recuerda que durante la gran ola de calor de 2003 en España, solo 140 personas murieron directamente por insolación, pero el exceso de mortalidad en julio y agosto de ese año respecto a la media alcanzó las 6.600 personas. Para determinar el impacto real de esta ola en América del Norte, tendremos que esperar los datos sobre el exceso de mortalidad. “De esta manera, se podrá determinar cuántas personas han muerto por el calor y no necesariamente habrían muerto”, agrega Díaz.

Las autoridades locales de las zonas más afectadas han tenido que abrir bibliotecas, gimnasios y otras instalaciones para que la gente se refresque y descanse. Pocas casas están equipadas con aire acondicionado. “Durante la misma ola de calor de 2003, en Francia murieron 14.000 personas y, en muchos casos, fue en zonas que no estaban acostumbradas y no tenían aire acondicionado”, explica Díaz.

¿Cuáles son los riesgos asociados con los sofocos?

Este especialista de la Escuela Nacional de Salud del Instituto de Salud Carlos III agrega otro problema importante con las olas de calor: los riesgos asociados, como los incendios que también ocurren en la zona afectada por las altas temperaturas. Gómez explica: “Los habitantes de Lytton, donde se han batido récords de temperatura, han tenido que ser evacuados en los últimos días a causa de los incendios forestales”. De hecho, gran parte de este pequeño pueblo ha quedado reducido a cenizas.

Por ello, Díaz destaca la importancia de adoptar planes integrados que aborden todos los riesgos asociados e incluyan programas de acción adecuados y actualizados. “Las cosas tienen que estar preparadas cuando pasa algo”, advierte.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *