5 libros para empezar a leer ciencia ficción latinoamericana | Noticias de México

MÉXICO: A pesar de ser considerada un género menor, la ciencia ficción está ganando cada vez más importancia en el panorama narrativo actual. Características de nuestra sociedad como los avances tecnológicos acelerados o el declive ambiental hacen del género una de las formas más fértiles de contar historias que son responsabilidad de cada vez más personas en la actualidad.

Como todos los géneros literarios, la ciencia ficción se ocupa de los problemas humanos, pero noe de su relación con la tecnología en decorados que, por distantes que parezcan, nunca son completamente ajenos al espectador. Al contrario de lo que podría pensarse, el género se ha multiplicado en América Latina; los posibles escenarios futuristas y los ingeniosos artefactos de los siguientes textos, ofrecen reflexiones sobre problemas, no solo sociales, sino simplemente humanos.

En definitiva, es interesante explorar el rumbo muy particular que está tomando la ciencia ficción en las regiones latinoamericanas, muy diferente al desarrollo que ha tenido entre los autores europeos o estadounidenses que siempre han sido fuertes en el canon.

1.- Ansibles, Profiler y otras máquinas ingeniosas (2020), de Andrea Chapela

La narrativa se compone de diez historias ambientadas en una posible Ciudad de México, todas las historias giran en torno a un artefacto futurista que nos permite hacer algo que ahora no es posible. Ver los recuerdos de los demás, escuchar los pensamientos de los demás, filtrar la realidad son algunas de las posibilidades de estas máquinas. Todos ellos derrotan aspectos como la soledad, el envejecimiento, el amor o la intimidad que nos permite nuestra mente. La prosa simple e ingeniosa de Chapela lleva a los lectores, casi sin darse cuenta, a través de los reinos espantosos de las dudas sobre la naturaleza humana.

2.- Diez planetas (2019), de Yuri Herrera

Luego de hacer una notable contribución a la narco-literatura, el mexicano Yuri Herrera da un paso decisivo hacia la ciencia ficción. Con cuentos, sacados de este mundo, Herrera presenta personajes complejos sometidos a situaciones que, de no ser tan inquietantes, rozarían el cómic en el mejor sentido de la palabra.. Una casa que se revela frente a sus habitantes, un detective que puede saber todo sobre alguien con solo ver su nariz, una bacteria ansiosa por colonizar el mundo o un extraterrestre a punto de publicar Don Quijote Estas son solo algunas de las situaciones que encontramos en la historia de Herrera, que muestra todo su ingenio.

3.- El tercer mundo después del sol (2021), Rodrigo Bastidas

Si está hablando de explorar la ciencia ficción en América Latina, una forma de cubrir gran parte de esa área es leer esta antología que recopila catorce historias de las voces más llamativas del género. Conocimiento ancestral, ciencia, realismo y fantasía se fusionan en estas historias que demuestran que los chamanes, los jaguares y la ayahuasca también tienen su lugar en el futuro.

4.- Teknochtitlan (2015), Federico Schaffler

En esta antología hay 30 relatos de autores mexicanos. La intención del compilador era seleccionar un autor en cada estado de la república, algunos conocidos y otros que deberían serlo, según sus propias palabras. Los cuentos tienen lugar en muchos Mexicano posible; algunos ofrecen aventuras, otros un apocalipsis optimista y otros, historias muy similares a hechos reales.

5.- Así termina el mundo: Cuentos apocalípticos mexicanos (2016), de Edilberto Aldán

En esta recopilación se cuentan 19 versiones diferentes de cómo pasar el fin del mundo. Los desastres de esta antología son quizás lo más parecido a la actual situación de pandemia. La sensación de que el planeta está llegando a su fin suscita innumerables dudas y reflexiones sobre uno de los aspectos más oscuros del progreso tecnológico, las consecuencias sobre el medio ambiente.

En esa nota

Carmelo Ramundo

"Viajero nerd. Adicto a las redes sociales. Entusiasta de Twitter. Evangelista aficionado a la cerveza. Lector malvado. Jugador. Practicante de tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *