Esqueletos sugieren que el comercio de esclavos trajo enfermedades a México

La esclavitud se volvió contagiosa cuando España colonizó México en el siglo XVI. Africanos secuestrados en el comercio transatlántico de esclavos y llevados a México en esta época puede haber introducido formas de dos enfermedades infecciosas, hepatitis B y frambesia, a las Américas, dicen los investigadores.

El ADN de tres hombres cuyos esqueletos fueron desenterrados anteriormente cerca de un hospital de la Ciudad de México indica que todos eran de África Occidental o Meridional, según el arqueogenético Rodrigo Barquera del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania, y sus colegas. Los dientes frontales superiores de los hombres habían sido limados, una práctica que se sabe que ha caracterizado a los esclavos africanos en las Américas, informan científicos en línea el 30 de abril en Biología actual.

Las formas de estroncio, carbono y nitrógeno en los dientes de los hombres, que indican la región donde creció una persona, también sugieren orígenes de la niñez fuera de México.

El diente de un hombre contenía ADN de una cepa del virus de la hepatitis B (ND: 30/04/13) que se encuentran comúnmente entre los africanos occidentales en la actualidad, según los investigadores. Si bien no está claro cuándo ocurrieron las infecciones de hepatitis B por primera vez en las Américas, los investigadores argumentan que los esclavos africanos trajeron una nueva forma genética de hepatitis B a México.

El diente de otro hombre proporcionó ADN bacteriano de una cepa de frambesia que también se observa en los africanos occidentales modernos. El pian es una infección dolorosa de los huesos, las articulaciones y la piel (SN: 21/05/2019). Investigaciones anteriores han revelado una cepa de frambesia de África Occidental estrechamente relacionada en el esqueleto de un individuo de ascendencia europea del siglo XVII enterrado en la Ciudad de México, lo que sugiere que la frambesia que usaban los esclavos africanos aproximadamente un siglo antes seguía infectando a los habitantes de la región.

Los tres hombres vivieron entre 1436 y 1626, según las fechas de radiocarbono de sus dientes. Son los africanos de primera generación identificados genéticamente más antiguos de las Américas. Como esclavos, los hombres probablemente llegaron a México en un sistema de esclavitud transatlántica que España comenzó a principios del siglo XVI, sospechan los científicos.

Estos individuos murieron a los veinte años antes de ser colocados en una fosa común, cree el equipo de Barquera. Los huesos de los hombres muestran signos de trabajo forzoso, incluidos signos de levantar objetos pesados, lesiones como piernas rotas y daños por desnutrición o infecciones parasitarias.

Chiquita Pasqual

"Solucionador de problemas exasperantemente humilde. Ávido experto en cerveza. Entusiasta de la web. Evangelista de la televisión amigable con los hipster. Gurú del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *